28 oct. 2008

Corrupción en la Federación y en el fútbol y el gobierno mira para otra parte.

denuncia Un senador denuncia corrupción en la Federación Española de Fútbol
Pere Sampol pide la suspensión cautelar de Ángel Villar y su directiva y la paralización del proceso electoral.



El senador balear Pere Sampol denunció ayer que un informe pericial de la Agencia Tributaria del 2008 demuestra la existencia de «cobro de comisiones ilegales, cobro injustificado de dietas y percepción de ingresos injustificados por parte de determinados directivos de la Federación Española de Fútbol (RFEF)».
Pere Sampol, senador del Bloc Per Mallorca i Psm-Verds, integrado en el Grupo Mixto, volvió a instar, como ya hizo la semana pasada, a la ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, a que suspenda cautelarmente al presidente de la Federación de Fútbol, Ángel María Villar, y su directiva hasta que se resuelva la investigación judicial sobre su gestión y a que anule el proceso electoral en marcha.
Varios directivos
El senador desveló que los directivos Padrón, Castillón, Espino, Villar y Borrás vieron aumentado su «patrimonio entre 1998 y el 2003 con ingresos en efectivo de origen desconocido por valor de 2.355.832 euros», según el citado informe pericial, elaborado a instancias del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, que investiga la gestión económica la RFEF.
El senador balear, que hace una semana ya pidió a la ministra la paralización de las elecciones, solicitó de nuevo la comparecencia en la Cámara alta del secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, para informar también «sobre los motivos por los que el Consejo Superior de Deportes (CSD) no ha tomado medidas cautelares contra los directivos implicados» en dicha denuncia.
Pere Sampol explicó que el informe pericial realizado en el mes de mayo concluye que una sociedad, propiedad de un hijo del vicepresidente de la federación, Juan Padrón, «es una sociedad interpuesta a través de la cual se canalizan ingresos de procedencia irregular» durante los ejercicios 1998, 1999 y 2000, en los que facturó 151 millones de pesetas a una firma de equipamiento deportivo.
Viajes de ocio
Según el senador, el informe refleja «viajes de ocio» de los imputados, con el pretexto de viajar en representación de la federación española, algunos liquidados, tras denuncias periodísticas, «en efectivo, lo que indica que es dinero negro o no existe el pago», además de «falta de justificación de partidas» recibidas por caja «en una cuantía de 700.335 euros».
«¿Alguien en su sano juicio seguiría confiando fondos públicos a tales gestores?, ¿no existen motivos sobrados para suspenderlos cautelarmente hasta que los tribunales dicten justicia?, ¿qué explicación tiene que el Consejo Superior de Deportes se haya convertido en colaborador del presidente de la Federación Española de Fútbol para pervertir el proceso electoral?», se preguntó Pere Sampol en voz alta.
Ciudad del Fútbol
Tras recordar que por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid sobre la Ciudad del Fútbol, «la Real Federación Española de Fútbol ha perdido toda su inversión, incluidas las subvenciones del CSD que deberían ser restituidas», Sampol anunció que ha formulado una pregunta al Gobierno sobre las acciones que «realiza la Fiscalía Anticorrupción para colaborar en el esclarecimiento de los hechos?».
«Estoy acostumbrado a ver situaciones de corrupción, pero nada como esto», insistió el senador por el Bloc Per Mallorca i Psm-Verds antes de concluir con una reflexión: «Estoy perplejo de que el Gobierno no haya hecho nada. Estamos hablando del dinero de todos y hay que ser muy escrupuloso para gastar el dinero de todos los ciudadanos».

Desde la Illa se trata de hacer un apaño para arreglar como saltarse la Ley.

La oposición de A Illa denuncia la falta de información sobre la singularidad y lo achaca a que «non se fixo nada»

El pasado viernes, María José Caride desembarcó en A Illa, colocó la primera piedra del muelle de O Xufre y puso fecha, también, al inicio de los trabajos de construcción del vial de acceso al puerto. Anunció la inmediata renovación del puente, que consumirá una inversión millonaria, y recordó que, no hace tanto tiempo, ella y el presidente Touriño habían estado en A Illa para inaugurar el Multiusos, centro en cuya ejecución también ha participado de forma decisiva la consellería de Obras Públicas. La conselleira no se dejó atrás ninguna de las importantes obras que su gabinete está realizando en el municipio isleño. Pero de sus labios no salió en ningún momento una palabra que otrora estuvo muy de moda en A Illa: singularidad.
La palabra no figuró ni en los discursos oficiales, ni en las conversaciones más o menos privadas que los altos cargos de la Xunta mantuvieron con los políticos locales. Por lo menos, no en las que mantuvieron con los concejales del PP. «Diso non se dixo nada de nada», argumentaba ayer Juan José González. La próxima semana, en el pleno, el portavoz popular preguntará al gobierno local qué se sabe sobre el reconocimiento de la excepcionalidad urbanística de A Illa. El edil, en todo caso, está seguro de que no se aportarán grandes novedades sobre este asunto. «A singularidade é unha tomadura de pelo que nos veñen metendo aos veciños da Illa desde hai tempo, e do que agora xa nin falan para ver se nos esquencemos do asunto», decía ayer el líder popular. «Non poden cumplir a palabra que deron no seu día, porque se fan un trato singular coa Illa, outros concellos como o do Grove non o van consentir e vanlles ir á pel», concluía.
De la misma opinión es Carlos Otero, el concejal del BNG en A Illa. «Non é que non teñamos información, e que non hai nada do que informar. Non se fixo nada e por iso agora están calados», señaló este edil. «¿Que van decir? ¿Que non son quen de mover chapa?», se preguntaba. Otero descarta sacar a colación este asunto en el próximo pleno, al considerar que nada nuevo va a salir de cualquier intento que se haga.
Los vecinos
Más conciliadores se mostraron ayer los vecinos de la asociación Á beira do mar. Su presidente, Elisardo Paz, señalaba que el colectivo se mantiene en guardia, pendiente de cada paso que se pueda dar en esa dirección. «Todo esto debería ir un pouco máis rápido, pero leva o ritmo que leva. Nós imos estar aí pendentes de todo o que aconteza, diso non cabe a menor dúbida», explicaba ayer.
Tiene razón Elisardo Paz cuando asegura que la tramitación de la singularidad va a un ritmo excesivamente lento. El 30 de marzo del 2007, la conselleira María José Caride aseguraba durante una visita a A Illa que el proceso de reconocimiento de la singularidad de este municipio, insertado en el Plan do Litoral, estaría listo seis meses después. Sin embargo, cuando ya pasa más de año y medio de aquella visita, de la singularidad sigue sin haber noticias.
Ayer, desde el gabinete de prensa de la consellería se limitaron a comentar que la ley de los 500 metros dejará de estar en vigor el 17 de mayo del próximo año, y que antes de que llegue esa fecha habrá de estar listo el Plan do Litoral. Al respecto del caso concreto de A Illa, decían ayer desde prensa, no hay nada que comentar. «Estase facendo o documento e ata que estea rematado non temos nada que engadir». Habrá que esperar, por tanto, a que se aproxime el próximo mes de mayo.