15 ago. 2008

Por el Confidencial.


DOS PALABRAS - FEDERICO QUEVEDO
15/08/2008
En este país siempre ganan los mismos: los listos y los delincuentes
Querido Z:
Ya imaginaba yo que lo de José Blanco, vicesecretario del PSOE, metido a promotor llamaría tu atención, y comprendo, querido Z, tu asombro más que justificado. Me dices en tu carta que te parece imposible, que no cabe en cabeza humana que un socialista que se precia de serlo se dedique a hacer negocios con el ladrillo. Bueno, yo te cuento lo que sé, que no es mucho, y lo que he podido averiguar por aquí. Como sabes, este verano decidimos pasarlo en tierras gallegas, muy queridas, frente a la Isla de Arosa. Fue nada más llegar cuando mi casero, enseñándome los alrededores, señaló la Isla situada frente a mi casa y unas grúas que se observan perfectamente en el extremo este según se mira desde la costa: "Ahí se está haciendo una urbanización José Blanco", me dijo como sin darle importancia pero consciente de que, como te ha pasado a ti, iba a despertar todo mi interés. "¿Ah, sí?", le dije. "¿Sólo para él o con intenciones lucrativas?", pregunté. "No, no, par a vendella", añadió el buen hombre, "aunque él y otros del PSOE ya teñen suas parcelas e andan levantando suas casas", concluyó.
Hasta ahí pude obtener como información de mi casero, pero quería saber más. Fui a las fuentes, pregunté, y te traslado lo que he podido averiguar, que no es demasiado porque por aquí la gente no quiere meterse en líos, no sea que luego haya quienes tomen represalias. Durante mucho tiempo no existió normativa de costas, ni siquiera hacía falta licencia para construir: bastaba con tener un terreno o una parcela, normalmente heredada, para poder levantar una casa. Pero con la llegada del turismo se pusieron normas y llegaron las recalificaciones y las licencias. Ahora, mucha gente teme que las autoridades les expropien por ausencia de papeles y por eso no se atreven a denunciar abusos como el de lo que se ha dado en llamar Villa PSOE, una urbanización de 140 viviendas que se está construyendo en la zona de Cabodeiro, en la Isla de Arosa, a menos de 500 metros del mar, y en la que, según mis informantes, se ha reservado terreno y está construyendo casa de vacaciones el vicese cretario general del PSOE, José Blanco. No es el único, pues parece que otros socialistas conocidos van a convertir ese lugar en su particular paraíso para el ocio, entre ellos, según me dicen y me cuentan, el fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido.
Hasta aquí podría parecer incluso normal que un alto cargo socialista se esté construyendo un casoplón de veraneo -hasta ahora, Blanco veraneaba por el tradicional método del alquiler- en propiedad. Pero, según mis fuentes, el asunto va más allá, por dos razones. La primera que, según parece, Blanco participa en la promoción de Villa PSOE. La segunda, y más grave, que la Administración ha actuado mirando para otro lado en este asunto. Claro, no es de extrañar. La Xunta la gobierna el PSOE y el alcalde de la Isla es de este mismo partido. Con esos precedentes, es perfectamente comprensible que mientras se beneficia a los promotores de Villa PSOE, se estén embargando villas construidas antaño detrás de donde ahora se levanta la nueva urbanización porque están situadas a menos de 500 metros de la costa. Y es que la nueva Ley de Protección del Litoral aprobada por el actual equipo de Gobierno de la Xunta prohíbe construir a menos de esa distancia, y se aplica con efectos retro activos, salvo que quien promueva la construcción sea socialista. Y si se llama José Blanco, con más motivo.
¿Ves, Z, como lo que te he dicho tantas veces se cumple a rajatabla? En este país siempre ganan los listos y los delincuentes. Los de Villa PSOE son muy listos, socios-listos de un negocio muy lucrativo que responde a las siglas de Partido Socialista Obrero Español, S.A. El negocio es tan viejo como los cien años de honradez de los que tanto presumen, y que solo son una careta que esconde la verdadera dimensión de su ausencia absoluta de ética y de moral. De principios, diría yo. Eso es lo que permite comprender que al mismo tiempo que hacen la vista gorda a sus propias leyes para favorecer a los amigos, conviertan las zonas donde gobiernan en terreno abonado para el solaz de la delincuencia organizada. Verás, me cuenta un buen amigo que S'Agaró, un tranquilo lugar de la Costa Brava en Girona, se ha convertido en centro de reunión de acaudalados empresarios rusos, que ya se sabe que no hacen negocios vendiendo dulces, precisamente. Es más, parece ser que han comprado al me nos el 50% de las urbanizaciones La Gavina y La Conca, situadas sobre el Camí de Ronda, una de las vistas más maravillosas de la zona. Desde luego, en el puerto de San Feliu de Guixols se pueden ver estos días unos barcos enormes, que casi no caben en el mismo, y del que suben y bajan compatriotas de Vladimir Putin. Y Montilla insultando la inteligencia a los extremeños...
¡Hay, Z! Esto cada vez se parece más al reino de la codicia...
Atentamente
A
http://www.elconfidencial.com/

A los anónimos que no escriben dando su nombre

Estimado anónimo, y enterado leguleyo, como debías de saber, los poderosos hacen las leyes para dominar a los más débiles --sofistas-- , y hay varios tipos penales que hablan de tráfico de influencias, malversación de fondos, y otros excesos que no son ajustados a derecho, y aunque lo sean , todos sabemos que ha sido efectuado en interés del poderoso y para beneficiarle en fraude a ley.
No intentes dar lecciones, de algo que no dominas, no intentes, convencer ni te preocupes de algo que tienes claro, sólo : "siéntate en la puerta de tu casa y espera que el cadáver de tu amigo pase por delante de tu casa", en ese momento sabrás que otro amigo tuyo estará sentado en la puerta de tu casa esperando que tú pases por delante de ella, y será un compañero de tu propia agrupación electoral, saludos.
Subo un artículo publicado en ABC, digno de análisis, puesto que en España estamos necesitados de pensar y regeneracionar, y de tomar partido para expulsar a los oportunistas y miserables que ven cómo España se hunde y sólo se preocupan por sus prebendas, sï, me refiero a los que nos dirigen actualmente, a la nueva clase política que sólo se sirve de la cosa pública para conseguir lo que no son capaces de hacer en su vida privada, demostrando antes sus capacidades, sin el engaño; sin la vileza de sus actos nunca serían capaces ni de alimentar a sus hijos, cómo van a ser capaces de dirigir España, es hora de gritar: Fuera sociolistos, no necesitamos otro pase como en el 1982, que nos han dejado el país arruinado, no necesitamos otro caso Gal, Fondos Reservados, Roldán, Segundo Marey, etc. etc, No señores no necesitamos esta clase de políticos que se enriquecen y no administran bien, Fuera y exijamos como con Nixon, Responsabilidades.

El watergate de Zapatero

POR JOSÉ MARÍA CARRASCAL
Viernes, 15-08-08
DEMOSTRANDO una completa ignorancia en asuntos internacionales, la encargada del área en el PSOE, Elena Valenciano, ha dicho que Obama y Zapatero son algo así como almas gemelas. Debe ser la razón de que el candidato presidencial norteamericano haya obviado España en su gira europea, «¿Para qué ir, estando allí mi compadre?», debió decirse.
Quien nos recuerda cada vez más a Zapatero a aquellos que hemos pasado buena parte de nuestra vida en Estados Unidos es Nixon. El Nixon del Watergate, el Nixon ahogado por sus propias mentiras, el estrangulado por las cintas de conversaciones grabadas en el Despacho Oval, el acusado por todas partes y no creído por ninguna. El Nixon que convocaba diariamente a sus consejeros para resolver la situación y salía con nuevos planes que no la resolvían. Al Nixon que empezó calificando el escándalo de «robo de segunda clase» y acabó devorado por él, como Zapatero amenaza ser devorado por la crisis que no existía y ahora nos dice que va a durar lo menos dos años. Ésta no es una simple crisis económica, como el Watergate no fue un simple robo. Es una crisis política que se resume en tres palabras: nadie le cree. Y quien dice creerle, es por obligación o por conveniencia. Les va en ello el cargo, el coche, las sinecuras y el despacho. Pero la atmósfera es exactamente la misma que en aquel tórrido verano de 1974, con la única diferencia de que los norteamericanos renunciaban a ir a la playa para quedarse a ver por televisión los emocionantes «hearings» del Comité Judicial del Congreso, y ver luego al presidente, cada vez más sudoroso, más acorralado, más inseguro tratando de enderezar lo que ya no tenía arreglo. Mientras los españoles huyen hacia las playas, tal vez presintiendo que va a ser el último veraneo que puedan hacer en algunos años.
Esa es, señora Valenciano, la verdadera analogía. Como los norteamericanos perdieron hasta el último resto de confianza en su presidente, los españoles lo están perdiendo . O lo han perdido ya. «El presidente más falso», le ha llamado el diputado catalán Francesc Holms. Lo que ocurre es que nosotros somos más cínicos y nos encogemos de hombros, viendo confirmadas nuestras sospechas de que los políticos mienten, y siguen mintiendo para esconder sus mentiras. Con lo que Zapatero sólo consigue enterrarse en las arenas movedizas que él mismo ha creado. Y enterrarnos.
Pues las medidas que anuncia para atajar la crisis llegan tarde y mal. De entrada, el ahorro que puede hacerse no cubre ni de lejos los enormes gastos adicionales en medio de una severa desaceleración económica, que deja al Gobierno sin apenas margen de maniobra, si se mantienen intactos los gastos sociales, como el presidente asegura. De hecho, el margen se lo comieron ya sus regalos electorales. Luego, hay que pagar más a las Autonomías, como todas reclaman, las ricas por ser ricas, y las pobres por ser pobres. Por último, el gran problema de fondo es que los nuevos estatutos han convertido a España, no en un Estado federal, sino en un Estado confederal de facto, con los Gobiernos autonómicos negociando de tú a tú con el Gobierno de la nación o lo que quede de ella, y así es muy difícil, por no decir imposible llegar a un acuerdo general.