21 feb. 2012


El informe de CEOE sobre los sindicatos en España


Los liberados sindicales cuestan 250 millones de euros anuales a las empresas.

UGT y CCOO tienen la inmensa mayoría de los 300.000 delegados sindicales que hay en España
La patronal CEOE ha conseguido contabilizar el número de liberados sindicales que hay y cuánto dinero les cuestan a las empresas.
Según recoge Expansión.com en un artículo de M. Valverde titulado "Los liberados sindicales cuestan 250 millones de euros anuales a las empresas", en las compañías españolas hay 4.127 personas que dedican todo su tiempo al derecho recogido en la Constitución, la Ley Orgánica de Libertad Sindical y el Estatuto de los Trabajadores, de "defensa y promoción de los intereses de sus representados". Todo ello, con el derecho a conservar su salario como los demás trabajadores y de acuerdo con lo establecido en el convenio.

UN COSTE DE MILLONES DE EUROS
El ejercicio de este derecho por parte de los liberados sindicales supone para las empresas un coste de "más de 250 millones de euros al año, sin contar el coste de reposición y/o la productividad asociada" al ejercicio del puesto de trabajo concreto. O, dicho de otra manera, sin contar lo que puede costar a la empresa el trabajador que sustituye al liberado sindical y lo que deja de producir éste para la empresa.
La CEOE ha distribuido el Informe sobre la representación sindical en España, que tiene en cuenta un coste laboral medio de 50.000 euros anuales, incluyendo el salario y la Seguridad Social.
UN REPRESENTANTE POR CADA 39 TRABAJADORES

Precisamente, el informe data en 300.000 el número de delegados sindicales en España, esto es, que hay un representante de los trabajadores por cada 39 empleados en las compañías españolas.
En conjunto, las horas de actividad sindical en las empresas controladas por la CEOE ascendieron el año pasado a 7.300.000, pero en el conjunto de la Economía, teniendo en cuenta también la negociación sectorial, se elevaron a 60 millones de horas sindicales.

LA MICROEMPRESA
Los datos de la Seguridad Social recogidos por el informe dicen que, a finales de 2009, había 1.332.090 empresas inscritas. De éstas, 1.302.672 tenían menos de 49 trabajadores y no tienen la obligación legal de tener un comité de empresa. Con plantillas entre 50 y 249 trabajadores hay 24.716 y, a partir de esa dimensión 4.702.
De acuerdo con la organización empresarial, en las Administraciones Públicas hay 42.944 delegados o representantes de los trabajadores, entre los que pertenecen a los funcionarios y a los contratados laborales.

EL PODER SINDICAL
UGT y CCOO tienen la inmensa mayoría de los 300.000 delegados sindicales que hay en España. Las centrales de Cándido Méndez y de Fernández Toxo están en el diálogo social, porque, electoralmente, son las más representativas en toda España.
Hay otros sindicatos de carácter profesional que aun siendo más pequeños dominan sectores estratégicos. Por ejemplo, SEPLA en las líneas aéreas o los conductores de Renfe.


Los ladrones no hacen cola, ni están en la cárcel. Psoe y PP la misma mierda es.

POR ASESORAR EN INMIGRACIÓN Y VISITAR ALOJAMIENTOS DE TEMPOREROS

CCOO y UGT reciben otros 340.000 euros del Gobierno 24 horas después de la manifestación

Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo (i), y de UGT, Cándido Méndez (Efe). Daniel Toledo 

Los sindicatos intentaron copar las calles de 57 ciudades españolas el pasado domingo para protestar contra la reforma laboral. Tuvieran o éxito o no, desde luego lo que sí coparon fue el Boletín Oficial del Estado (BOE) del día siguiente. Según recogía ayer la publicación, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha concedido a UGT y CCOO subvenciones por importe de casi 340.000 euros como parte de las ayudas a la inmigración repartidas entre diversas organizaciones en el cuarto trimestre de 2011. Apenas una gota en el océano de fondos que las centrales se reparten habitualmente por los conceptos más variados. Una imbricación en el sistema que convirtió a los sindicatos en blanco de las críticas de muchos de los cientos de miles de ciudadanos que se manifestaron el pasado fin de semana.
El departamento de Fátima Báñez anunciaba ayer la concesión a las federaciones agroalimentarias de UGT y CCOO de un total de 88.968 y 60.558 euros, respectivamente, en concepto de visitas a los alojamientos [de inmigrantes contratados en temporada] y la elaboración de informes sobre las condiciones de los mismos. Además, ambas asociaciones se repartían 183.360 euros por asesoramiento e información sociolaboral. En concreto, la federación dependiente de Cándido Méndez se embolsaba 90.000 euros y la de Ignacio Fernández Toxo otros 75.300 euros. También se apuntaban otras cuantías menores por colaborar en la elaboración de un censo de alojamientos o la realización de estudios e investigaciones sin especificar.
Hace apenas días, el 3 de febrero, el Ministerio de Agricultura de Miguel Arias Cañete también reconocía a través del BOE la labor de las centrales sindicales. En este caso en relación con la política de pesca. La secretaría general contemplaba ayudas a la Federación Estatal de Transportes y Comunicaciones del Mar de UGT por 79.810,95 euros por la realización de acciones de “formación náutico-pesquera”. No se iba de vacío su principal partenaire. La Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras también se embolsaba por este mismo concepto sus 79.669,10 euros. En total, ambas formaciones se repartían más de 159.000 euros con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.
El PP firma ahora el BOE, pero estas concesiones no son exclusivas de los populares. Más bien responden a una inercia aceptada por todos que define un modelo de relación entre los diferentes gobiernos con los sindicatos y la patronal. Valeriano Gómez, en sus últimas horas al frente de Trabajo, aprobó casi 19 millones en ayudas para diferentes federaciones de UGT y CCOO. ¿Objetivo? La formación profesional de ocupados. Los empresarios no salieron mal librados: Cepyme recibió 6,66 millones y CEOE otros 6,59 millones. Báñez aprueba casualmente sus ayudas un día después de las manifestaciones. Más allá de la falta de habilidad de la ministra, la cuestión es que la realidad ayuda al azar: hay muchos días en los que el BOE recoge subvenciones similares.
El ‘otro frente’ de Méndez y Toxo
Un status quo que en parte explica la contestación que recibieron los sindicatos el domingo por parte de manifestantes organizados en torno a los indignados del 15-M. El denominado Bloque Crítico se mantuvo al margen de la corriente principal para mostrar su “disconformidad más absoluta con las cúpulas sindicales, no con sus bases”, según uno de sus portavoces. “No podemos olvidar que estos dirigentes [Méndez y Toxo] han pactado graves pérdidas de derechos en los últimos años”, remachaba. Una muestra de que los sindicatos no tienen sólo que lidiar con el Gobierno Rajoy, sino con una buena parte de la población que les considera parte del sistema. Un sistema del que es máxima expresión el BOE.
No es fácil cuantificar el montante anual de fondos que gestionan sindicatos y patronal, teniendo en cuenta que reciben dinero de buen número de ministerios y en relación con diferentes políticas. Sobre todo por actividades de formación, un auténtico agujero negro. Como publicó El Confidencial, los principales sindicatos y la patronal se repartieron más de 175 millones en subvenciones para gestionar cursos de formación para el empleo en 2010, según las cifras agregadas desglosadas por el BOE. Pero es que, además, la Fundación Tripartita, en cuyo patronato están Gobierno, sindicatos y patronal, contaba con un presupuesto en 2011 de 3.013,8 millones. La formación en el ámbito estatal se llevó más de 506 millones y en el autonómico se fue por encima de los 1.100 millones.
Una de las primeras medidas aprobadas por el Partido Popular tras llegar al Gobierno fue reducir en un 20% las subvenciones a sindicatos y las organizaciones empresariales, lo que según la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, supondrá un ahorro de 55 millones de euros. Mientras que las centrales solicitaban ayer al Ejecutivo que se sentara a negociar el contenido de la reforma laboral en vista del éxito de la manifestación, la secretaria general del partido en el gobierno, María Dolores de Cospedal, negaba la mayor y aseguraba que el seguimiento a la concentración no fue elevado. Y recordaba que el apoyo electoral recibido por su partido supera al respaldo de sindicatos e indignados.