27 may. 2009

La gestión de Chaves, Psoe y la decandencia de Andalucía


cambió una norma para 'regalar' 10 millones a la empresa de su hija.

27.05.09 08:29. Archivado en Autonomías

(PD).- Ha salido del 'cortijo' para complicarle la vida a ZP. Chaves, siempre instalado en el nepotismo, podría haber pasado la línea de la prevaricación. El martes se supo que la Junta dio 10 millones de euros a una empresa dos meses después de que ésta contratara como apoderada a una hija de Chaves. Este miércoles se ha conocido que Manuel Chaves alteró una orden autonómica en diciembre de 2008 para poder subvencionar a la empresa de su niña. El vicepresidente tercero sólo acierta a decir que la noticia es "falsa", fruto "del rencor y el resentimiento".
La Junta modificó el 9 de diciembre el precepto legal para poder dar subvenciones a proyectos ya iniciados. El 12 de noviembre, Matsa inscribió en el Registro los poderes de Paula Chaves y el 20 de enero recibió los 10 millones. En abril de 2008, el Ministerio de Industria le había denegado ayudas equivalentes porque la explotación ya estaba en marcha, tal y como informa Manuel María Becerro en El Mundo.
Sin esa reforma legal, realizada sólo un mes antes de que el ex jefe del Ejecutivo andaluz rubricara el multimillonario incentivo en su Consejo de Gobierno, la Junta habría tenido que denegar la ayuda al proyecto original presentado por Minas de Aguas Teñidas S.A. (Matsa), la firma en la que su hija tiene plenos poderes.
Según el editorial del diario de Pedrojota Ramírez, "su defensa se vuelve mucho más difícil después de lo que hoy revelamos. Para que la empresa obtuviera ayudas públicas la Junta tuvo que cambiar las reglas de juego. De hecho, la compañía había solicitado una subvención equivalente al Ministerio de Industria que éste había denegado, puesto que el proyecto para el que pedía ese dinero ya estaba en marcha".
"Con estos datos no sólo queda patente la abrumadora responsabilidad política de Chaves sino que se acumulan los indicios de lo que podría terminar siendo un episodio de prevaricación y tráfico de influencias. En todo caso, este asunto le crea un grave problema a Zapatero, porque deja muy tocado a uno de sus vicepresidentes y una de las personas que mayor poder acumula en el PSOE, en tanto que líder de la organización en Andalucía y presidente nacional del partido. Además, retrotrae al Gobierno a los tiempos del viejo PSOE. Es difícil entender cómo Zapatero cuando, tras su segunda victoria electoral, tenía las manos libres para pasar definitivamente la página del felipismo, ha resucitado a uno de sus principales protagonistas. Ahí tiene el resultado".
El total de ayudas concedidas por la Administración autonómica y central se eleva a 15,3 millones de euros, lo que, según un comunicado de la empresa, sólo supone un 5,8% de la inversión realizada (257 millones de euros): “Estas ayudas son inferiores a las concedidas a otros proyectos mineros e industriales, tanto de Andalucía como del Estado”, informa El Confidencial.
Sorprenden los 257 millones de euros de inversión, sobre todo teniendo en cuenta las bajísimas cifras de ventas de la compañía que reflejan los datos del Registro Mercantil. Un portavoz de Matsa no quiso aclarar las cuentas de la firma. “En Ginebra [donde está la Dirección de Comunicación europea de la empresa] me han dicho que me remita exclusivamente al comunicado”, zanjó.

Los Juzgados Españoles y la risa de un teatro.


Garzón se sentará en el banquillo por prevaricación .

27.05.09 11:19. Archivado en Justicia

(PD).- Se le complica el panorama al famoso juez estrella. Garzón tendrá que afrontar en el Tribunal Supremo un proceso penal por prevaricación. La Sala Segunda ha decidido admitir a trámite una querella en la que se imputa un delito "palmario, premeditado, consciente y creyéndose impune" por su actuación en el proceso que inició por la desaparición de personas durante la Guerra Civil y el franquismo.
La sorpresiva decisión de la Sala Penal del Supremo ha sido adoptada por su presidente, Juan Saavedra, y los magistrados Adolfo Prego, Joaquín Giménez, Francisco Monterde y Juan Ramón Berdugo. La resolución es unánime, según adelanta María Peral en El Mundo.
Está querella fue presentada el pasado 26 de enero por el sindicato Manos Limpias y contaba con un informe favorable de la Fiscalía del Supremo que -como es habitual en sus múltiples querellas- le exoneraba.
Sin embargo, los magistrados han estimado que los hechos relatados en la querella, en caso de confirmarse, podrían constituir un delito de prevaricación del artículo 446 del Código Penal.
La querella de Manos Limpias ha sido elaborada por el letrado Jaime Alonso, quesostiene que el juez de la Audiencia Nacional montó un "artilugio jurídico" -en referencia a la causa por las desapariciones forzadas durante el franquismo- "prescindiendo total y absolutamente del procedimiento establecido, de la irretroactividad de la ley penal, de la ley de amnistía de 1977 y de sus propios actos y autos, en los que rechazó como genocidio los asesinatos de Paracuellos del Jarama". En definitiva, que montó un procedimiento "consciente de la ilegalidad e incompetencia en que incurría".
El instructor del proceso contra Garzón será el magistrado Luciano Varela. El pasado febrero, Varela fue ponente de una resolución en la que el Supremo acordó enviar al Consejo General del Poder Judicial la investigación sobre el dinero cobrado por Garzón durante su estancia en Nueva Cork.
El famoso juez que veía amanecer se ha despabilado hoy con nubarrones en el cielo.

Purga en en los Servicios Secretos, NO sin precedentes


ESPAÑA
El jefe de los espías desata una purga sin precedentes en los servicios secretos
El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Alberto Saiz (izqda.) (Efe).



@José L. Lobo.- 26/05/2009 06:00h
Deja tu comentario (39)
(5/5 33 votos)

"Una caza de brujas". Así definen fuentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) consultadas por El Confidencial el ambiente de tensión que se respira en los servicios secretos del Estado -una pieza clave en el engranaje de la lucha contra ETA y el yihadismo islamista-, del que culpan a su máximo responsable, Alberto Saiz, por el continuo goteo de ceses y destituciones de altos cargos y mandos intermedios.
Saiz reconoció la semana pasada en el Congreso -en una de sus contadísimas comparecencias públicas- que hay un "problema interno" en los servicios de espionaje porque "no todas las personas del centro están dispuestas a trabajar con el mismo ahínco y empeño". Pero, según fuentes del CNI, el principal detonante de esa situación es la actitud del propio Saiz, que ha desatado una purga sin precedentes entre los subordinados que no considera afines.
El resultado es que Saiz, hombre de la máxima confianza de la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega -pero no tanto de la ministra de Defensa, Carme Chacón, de la que, en teoría, depende orgánicamente-, "se ha ganado montañas de detractores y enemigos en el CNI". Tal vez el último de ellos sea el jefe de la División de Contraterrorismo, que presentó su dimisión a comienzos de este mes mediante una carta dirigida a la número dos del centro, Elena Sánchez Blanco.
La presencia de Saiz en el Congreso, el pasado miércoles, no era insólita. Pero sí lo fue el motivo de su comparecencia, a petición propia, ante la Comisión de Defensa: rechazar las acusaciones lanzadas contra él a través del diario El Mundo por varios agentes del CNI que, sin revelar su identidad, aseguraron que Saiz había empleado de forma irregular fondos del centro en la reparación de su vivienda particular y en jornadas de caza y pesca en varios países africanos. Saiz calificó esas acusaciones de "mezquinas", pero admitió que son un reflejo del "problema interno" que existe en el CNI, y que atribuyó a "personas que se descuelgan del trabajo colectivo".
La última víctima
El ex responsable de la División de Contraterrorismo, del que por ahora no ha trascendido su identidad, es, de momento, la última víctima de Saiz. Éste, cuyo mandato de cinco años vencía en 2009, fue ratificado como director del CNI -con categoría de secretario de Estado- el pasado mes de abril por José Luis Rodríguez Zapatero, gracias al aval de De la Vega y con la oposición de Chacón. La ministra de Defensa era partidaria de relevar a Saiz -que debe su nombramiento, en 2004, a su amigo y entonces ministro de Defensa, José Bono- por alguien de su entera confianza, pero perdió la partida.
La salida del jefe de la División de Contraterrorismo no ha causado excesiva sorpresa en el CNI, ya que sus desavenencias con Saiz vienen de lejos, según las fuentes consultadas. Esos enfrentamientos también le costaron el puesto a dos de los hombres de confianza del ahora cesado: el subdirector de Contraterrorismo y el jefe del departamento de terrorismo islamista, que fueron destituidos el pasado mes de junio.
Pocos días después, también en junio de 2008, cesó fulminantemente el director general de Inteligencia y número tres del CNI, cuyo nombre tampoco ha trascendido. Su sustituto, Agustín Casinello -hijo del general de la Guardia Civil Andrés Casinello, responsable de Información del instituto armado el 23-F de 1981-, apenas duró cinco meses en el cargo: Saiz lo destituyó el pasado 15 de noviembre.
Oficialmente, ni siquiera se informó de su cese, y mucho menos de las razones que lo habrían justificado. Pero las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que Casinello mantuvo fuertes enfrentamientos con el jefe de la División de Operaciones, Francisco Montes, número cuatro en el organigrama del CNI, y Saiz decidió sacrificar al primero. La sucesora de Casinello es una mujer, Raquel Gutiérrez, que, por ahora, sigue siendo directora general de Inteligencia.
Cifras récord
Con Gutiérrez son ya cuatro los responsables de Inteligencia de la era Saiz, una cifra récord para un cargo tan sensible y de tanta responsabilidad. Y tres los directores generales de Recursos. Y tres, también, los secretarios generales del centro, todos ellos mujeres: María Dolores Vilanova, Esperanza Castelleiro y la actual, Elena Sánchez Blanco.
"La opinión más extendida en el centro era que Saiz sería sustituido al acabar su mandato de cinco años, y su continuidad ha sido una sorpresa desagradable para muchos", apuntan las fuentes consultadas. "La caza de brujas va a continuar, porque ahora se siente reforzado, y eso ha provocado una cierta desmoralización. Algunos compañeros están buscando una salida en la empresa privada, discretamente, pero no es fácil", añaden.
El pasado miércoles, durante su comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso, Saiz hizo oídos sordos a las críticas del PP, que le reprochó los más de 30 ceses y destituciones que ya se han producido en la cúpula del CNI desde que él se hizo cargo de los servicios secretos.