4 feb. 2008

Elecciones en Serbia


Elecciones en serbia, una buena noticia, esperemos que el sentido común --el menor de los sentidos-- se imponga y logremos el crecimiento de esa parte de Europa para que nadie tenga que sufrir sin necesidad, teniendo como norte el respeto a la diversidad y a la interculturalidad, que prime siempre el derecho a la individualidad del hombre y su derecho a realizarse bajo el amparo de los derechos humanos.


El pro europeo Boris Tadic renueva su mandato como presidente de Serbia
Tras el recuento del 80,44% de los votos, Tadic obtiene el 50,75%, frente al 47,56% del euroescéptico y pro ruso Tomislav Nikolic.

Efe

Los ciudadanos serbios reeligieron hoy como presidente a Boris Tadic y confirmaron así su deseo de que Serbia siga por la vía abierta hacia la Unión Europea (UE), tras el derrocamiento del autoritario Slobodan Milosevic.
Según los resultados parciales de la Comisión Electoral, tras el recuento del 80,44% de los votos, Tadic lleva obtenidos el 50,75%, frente al euroescéptico y pro ruso Tomislav Nikolic, con el 47,56%.
Las estimaciones de la Organización No Gubernamental (ONG) serbia el Centro para las Elecciones Libres y la Democracia (CESID) apuntaron a la victoria de Tadic, con una diferencia del 2,5%, alrededor de unas 100.000 papeletas.
Según el CESID, Tadic obtendría el 50,5%, frente a Nikolic, con el 47,9%.
«Felicito a los ciudadanos por mostrar que Serbia es una democracia europea», dijo Tadic tras declararse vencedor como presidente, por un mandato de cinco años.
«No es hora para festejar, sino para trabajar», subrayó Tadic en la sede de su partido, y agregó que tiene «gran fuerza, y gran voluntad» para lograr el objetivo de crear unas condiciones de vida mejores para los ciudadanos, muchos descontentos por los lentos cambios, la alta tasa de desempleo y el bajo nivel de vida.
«Hemos triunfado juntos, Serbia triunfó», dijo Tadic, para indicar que «conquistaremos Europa juntos».
Los simpatizantes de Tadic festejaron con toques de claxon, banderas de Serbia y del Partido Democrático en las calles de Belgrado, tras conocer la victoria de su candidato.
La participación alcanzó hoy el 67,6%, lo que supone más de 4,5 millones de los 6,7 millones de electores, según el CESID, que indicó que se trata de la afluencia a las urnas más alta desde las elecciones del 2000, cuando fue derrocado el régimen del autoritario Slobodan Milosevic, tras una década de gobierno.
Nikolic, antiguo aliado de Milosevic en el poder, fue el ganador de la primera vuelta electoral hace dos semanas.
Los dos candidatos midieron las fuerzas también en las elecciones del 2004, en las que Tadic también fue el ganador en la segunda vuelta.
Ambos candidatos compitieron hoy sin el apoyo de sus «aliados naturales»: Nikolic sin el de los «socialistas», partido fundado por Milosevic, y Tadic sin el del primer ministro, Vojislav Kostunica, con quien comparte la coalición en el gobierno.
Kostunica, que definió la integración europea como uno de los puntos principales de su Gobierno, ha empezado a mostrar en los últimos meses serias reservas hacia Bruselas ante su postura favorable a una posible independencia de Kosovo.
Ante estas presidenciales, consideradas cruciales para la futura orientación geopolítica del país y para aclarar si seguirá por el curso hacia la UE, se había impuesto un ambiente de plebiscito y se esperaba la alta participación.
El cargo presidencial en Serbia no supone un poder ejecutivo, pero estas elecciones tienen un importante significado simbólico por ese carácter plebiscitario sobre el futuro del país.
Estas presidenciales se celebraron en un momento en que los albanokosovares, la gran mayoría de la población en Kosovo, ultiman los preparativos para proclamar la independencia de esa provincia serbia, en coordinación con EEUU y la UE, por quienes esperan ser reconocidos, sin el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU y pese a la rotunda oposición de Serbia.
Se espera que los albanokosovares comuniquen poco después de las elecciones serbias la fecha en que proclamará esa independencia unilateral.
En los últimos meses, en Serbia, han ido en aumento las reticencias hacia la UE ante la postura de muchos países europeos favorable a la independencia de Kosovo, y un aumento de la popularidad de Nikolic ha seguido esa tendencia.
A la vez, aumenta la afinidad hacia Rusia, que apoya a Serbia en sus intentos de preservar Kosovo, provincia que para muchos serbios es tierra sagrada a la que no pueden renunciar.
Nikolic simboliza el estancamiento en el curso europeísta y el incremento de sus apoyos es una muestra de un nuevo aumento del nacionalismo y de la frustración por la postura de Occidente hacia Kosovo.
El líder radical aboga por unas relaciones más estrechas con Rusia, que apoya a Serbia en sus intentos de preservar Kosovo, una provincia que para muchos serbios es tierra sagrada y símbolo de su identidad nacional