26 jul. 2008

La Justicia en un estado de Derecho

Una demostración de cómo funciona la Justicia en España, en post anteriores indicaba que España perdía todos los recursos que se presentaban en Europa; una realidad palamaria, es imprescindible cambios estructurales en nuestra Justicia y en nuestra organización de la Justicia, sólo son ciegos aquellos que no quieren ver, y no son capaces de ver aquellos que sólo ven por sus intereses.




Sale de la cárcel un preso que pasó 13 años recluido por una violación que no cometió
Estará el libertad provisional hasta que el Tribunal Supremo lo exculpe totalmente

Rafael Ricardi, quien ha permanecido encarcelado desde 1995 por un delito de violación, salió ayer del centro penitenciario de Topas (Salamanca), después de que un informe del Instituto Nacional de Toxicología (INT) lo exculpara.
Ricardi, que abandonó la prisión a las 15.20 horas acompañado de su abogada, de la asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, y un familiar, declaró a los periodistas que a pesar de todo lo ocurrido cree en la Justicia.
La letrada, Antonia Alba, explicó que Ricardi ha salido en libertad condicional al haber cumplido un tercio de la pena, después de que la fiscala del caso pidiese su excarcelación por el informe del INT, y dijo que para su exculpación total tiene que ser ordenada por el Tribunal Supremo.
Rafael Ricardi mostró nerviosismo cuando abandonó el centro penitenciario, explicando que no podía contestar ni hacer declaraciones, pero se mostró satisfecho del trato recibido en la cárcel de Topas.
Por su parte, Antonia Alba no descartó emprender acciones judiciales si al final el Tribunal Supremo anula la sentencia condenatoria, tal y como solicitó la Fiscalía de Cádiz.
Referente a este hecho, Macarena Ricardi, hija del excarcelado, dijo sentirse contenta por la libertad de su padre, pero insatisfecha por el tercer grado, ya que, a su juicio, debería haber quedado en libertad total.
También comentó que si se ha demostrado que su padre es inocente, «no deberían haberlo dejado en libertad condicional». Además, sostiene que «no va a parar de luchar hasta que sea declarado inocente y, por lo tanto, ostente la libertad absoluta».
Testimonios sin pruebas
Rafael Ricardi, que por entonces era politoxicómano e indigente, fue condenado por violación en 1996 por la Audiencia Provincial de Cádiz, que se basó en la identificación que hizo la víctima y en el testimonio de los policías.
Para apoyar el relato de la víctima que acusaba a Ricardi como uno de los dos agresores, en 1995 se analizaron los restos de semen encontrados en el lugar de la agresión y, pese a no coincidir con el ADN del acusado, fue igualmente condenado.
El pasado abril, la policía detuvo por estos hechos a otro hombre y señaló que la base de datos de ADN, que comenzó a utilizarse en el 2000, lo identificaba con la causa de Ricardi.
Por este hecho, la Fiscalía reabrió