9 jun. 2008

A qué amo dices servir y a cual sirves de verdad, la prueba de Judas

ESTAS FUERON SUS PALABRAS

Una avaricia incontenible e inmoral aparece siempre que nuestros ejércitos, en defensa del bien común, marchan no sólo por aldeas y ciudades sino también por las carreteras; con ello hacen que los precios de los comestibles no sólo se tripliquen, a veces llegan a costar ocho veces más y superan todo lo imaginable. Con esta ley estableceremos una medida y pondremos coto a la avaricia.
(Edicto del emperador Diocleciano, año 302)
Cuando uno habla ,antes debe de pensar y no juzgar frívolamente a los demás, hay algo que el ser humano no debe dejar pasar sin intervenir o pasar impasible, cueste lo que cueste: Apostar, defender, exigir y velar, por los derechos humanos y por los derechos que son naturales y exigibles por el simple hecho de ser persona; no hay discusión. Decían algunos que por sus hechos los conoceréis, a pesar de que algunos se piensen que no somos participes y que a nuestras espaldas se sientan protegidos, hay una verdad : Roma no paga a traidores, y más temprano que tarde todos sabran de vuestros actos que nos averguenzan, no sois dignos de comer con nosotros en la mesa, tengo derecho y lo expreso, tú, compañero y amigo, también, pero en este foro no podrás imponer tu dictadura que nos da lástima y verguenza, obras como ellos, y te sientas a cenar con ellos , con los que persiguen y siguen persiguiendo a los que dices defender, tus palabras no me ofenden, me dan pena y no son dignas de respuestas.