14 jun. 2007

Desaparición de la UNED en Múnich

Estos días son muchos los correos y las comunicaciones que vengo recibiendo con la preocupación de la desaparición del centro Asociado de la UNED en Múnich, la representación de Alumnos emprenderá acciones tendente a esclarecer los hechos y ver cómo se está realizando el proceso, esperemos que la UNED crezca y no cierre espacios educativos a los que tanto ha contribuido como bien dice nuestro compañero en su mensaje.

Javier Barragués
UNED: globalizando nuestra universidad
María Luz Villarejo García-Denche - Kufstein, Tirol, Austria - 13/06/2007
Sin duda, siempre he estado orgullosa del servicio que presta la Universidad Nacional de Educación a Distancia desde hace décadas a los miles de alumnos que, al no poder permitirse asistir a clases presenciales, desean realizar o ampliar a distancia estudios universitarios de todo tipo: una excelente labor sin parangón en ninguno de los países que conozco. Más orgullosa aún estaba del servicio que presta la UNED tanto a los muchos españoles que residen en el extranjero como a muchas personas de otras nacionalidades que quieren estudiar por una universidad española, lo que contribuye no poco a la difusión lingüística y académica, y mucho antes de que se pusieran de moda el e-learning y los semestres en el extranjero con el programa Erasmus.
Desgraciadamente, en esta convocatoria de junio de 2007 acabo de saber de la involución que conlleva la amenaza de suprimir el tribunal examinador de la UNED en Múnich, que, dependiente del centro de Berlín, nos permite cursar o continuar nuestros estudios a un centenar de personas residentes, ya sea permanente o temporalmente, no sólo en el sur o el este de Alemania, sino en los numerosos países vecinos del centro y del este de Europa que no cuentan con sede propia. Se pretende al parecer ahorrar gastos, gastos en los que, sin embargo, las administraciones públicas no reparan para tantos otros asuntos mucho más fútiles.
Envío estas líneas para apelar al reconocimiento de la magnífica labor de esta institución académica que es la UNED y, al tiempo, solicitar a las autoridades responsables la continuidad de la sede examinadora de Múnich y del resto de todas las que globalizan el acceso a la cultura y a la educación superior españolas desde mucho antes de que se empezara a hablar de globalización.