1 sept. 2007

Rosa Díez confirma su marcha del PSOE, las cosas grandes comienzan por pequeñas cosas.

Siempre recordaré a David contra Goliat, hay personas y especialmente dirigentillos políticos que no se enteran de los cambios que se han producido en el mundo y su obsesión por seguir en el pensamiento corto le va a causar más de un disgusto, es hora de reivindicar los derechos de ciudadanía, de decirle a nuestros dirigentes adinerados que los ciudadanos no nos apartamos de la cosa pública al darles el voto, seguimos participando y controlando y no miramos para otro lado a la hora de exigir derechos sociales y calidad de vida, derechos ius naturales.Estoy seguro que los nuevos "movimientos sociales" por el efecto bola de nieve y por el propio ejercicio de la acción social pasará factura a estos políticos que oyen pero no escuchan y se creen el centro del universo. No sé si la actitud de Rosa Diez será productiva lo que si sé es que hay que moverse para el cambio, hoy el PSOE no tiene vida orgánica alguna, no escuchan ni a los militantes ni a los votantes; vemos pasmado como acrecientan sus modos de vida,se suben los sueldos,tienen planes de pensiones -que pagamos todos- etc, al lado de incrementos en los productos básicos y de las hipotecas que han hecho más pobres a millones de españoles y todo por no hacer una acción política clara y contundente contra la especulación del suelo y de la inmobiliaria, mi pregunta, ¿no se hace nada por ignorancia o por intereses?, álguien me puede responder.
Rosa Díez confirma su marcha del PSOE

La veterana dirigente deja su escaño en Bruselas y el partido «para poder defender con más eficacia y libertad las ideas por las que me afilié hace treinta años».
La veterana dirigente socialista vasca Rosa Díez ha anunciado que se ha dado de baja en el PSOE y ha renunciado a su acta de eurodiputada «para poder defender con más eficacia y libertad las ideas por las que me afilié hace treinta años al PSOE».
En una conferencia de prensa en Bilbao, Díez destacó que ha llegado «a la conclusión de la inutilidad de defender estas ideas dentro del partido» y precisó que si hay que elegir entre «seguir las instrucciones del partido o cumplir el compromiso adquirido con los ciudadanos», se queda con lo segundo.
Tras asegurar que deja de ser militante del PSOE, pero no socialista, dijo: «Me pongo a trabajar desde ya mismo a tiempo completo en la Plataforma Pro porque creo en ese proyecto, que ojalá se constituya en partido y pueda presentarse a los próximas elecciones generales».
Díez resaltó que se siente «muy orgullosa» de haber pertenecido al PSOE durante más de tres décadas y aseguró que en dicha formación deja muchos amigos y compañeros que, según dijo, «me han querido, cuidado y apoyado, a los que respeto y pido que me respeten».
Frente a quienes se han podido sentir «molestos» porque ha planteado en público sus discrepancias con la dirección del partido, Díez opinó que los cargos electos deben salir a la «arena pública» para que los votantes sepan lo que piensan porque, según apuntó, «se deben a los ciudadanos, que son siempre lo primero».
Recordó que sus «discrepancias» con la dirección del PSOE se han basado en el modelo de Estado y en la lucha contra el terrorismo, y mantuvo que ella ha defendido «exactamente lo que pone en el programa electoral del partido», a la vez que resaltó: «Yo nunca hubiera simulado que cumplo un programa electoral haciendo justo lo contrario».
«Los votantes -dijo- no nos dan un cheque en blanco, sino que los cargos electos adquirimos un compromiso y durante estos años mi discurso, tanto el interno como el público, ha consistido en defender mis ideas y las del programa electoral del PSOE.»
La decisión de abandonar el partido, según apuntó, no intenta resolver un «problema de comodidad» personal e ideológica, sino que ha llegado a la conclusión de que «no sirve para nada defender esas ideas desde dentro», y que si quiere mantener esa defensa debe irse del PSOE.
Sobre el nuevo partido que se constituirá, previsiblemente, a partir de la Plataforma Pro, apoyada por algunos miembros de Basta Ya y también por personas ajenas a esta organización, apuntó que «si se constituye finalmente, ya explicará en su momento y con absoluta claridad» su oferta a los ciudadanos, y rechazó que dicha opción política se cree «para disputar los votos a nadie».
Dijo que «las personas que hacen este tipo de análisis se creen que los votos son suyos, no de los ciudadanos» y afirmó que «hay muchos votantes que no se sienten representados por los partidos actuales y que pueden respaldar una oferta política nueva».
La nueva formación, que se presentará oficialmente el próximo 29 de septiembre en Madrid, «tendrá que hablar, en su momento», con otros partidos como Ciutadans, según afirmó, y dijo, ya a título personal, que debería «plantear una revisión del modelo de Estado desde un punto de vista inequívocamente nacional, sin hipotecas y sin complejos».
Noticia publicada hoy en la Voz de Galicia

Artículo publicado The Times sobre la Corona Española, reproducido en el plural, cada uno que quite sus conclusiones, eso sí, estamos en el siglo XXI.


01/09/2007
“El carisma del Rey no se hereda”
Sorprende que The Times en el décimo aniversario de la muerte de Diana hablara del futuro incierto de la Corona española
No deja de ser sorprendente que ayer que se conmemoraba –entre polémicas, desavenencias y divisiones-, en una capilla cercana al palacio de Buckingham, el décimo aniversario de la muerte de Diana, princesa de Gales, o princesa del pueblo, el para algunos venerable rotativo The Times –cuyo propietario actual es el magnate neocon Murdoch- se dedicara a pronosticar un futuro más bien incierto para la Monarquía española.
Ocurre que la ejemplaridad de la familia real británica en casi todas sus dimensiones se encuentra desde hace mucho tiempo bajo mínimos. El relato de su trayectoria conduce de forma inexorable al género del culebrón. Entre sus aspectos más rancios o grotescos sobresale el hecho de que el Rey o la Reina sea la máxima autoridad de la Iglesia anglicana, instaurada en 1534 por Enrique VIII, un tipo no precisamente virtuoso, compulsivo cortador de las cabezas de sus diversas esposas. Institución anacrónica En la práctica, el jefe de los anglicanos es el arzobispo de Canterbury. El anacronismo –que es inherente a cualquier régimen coronado- continúa, pues, vigente en el Reino Unido. Tenía razón, sin duda, el zar Alejandro cuando hablando con Napoleón, paradójico emperador surgido de la Revolución francesa, le dijo: “Qué pocas probabilidades hay de que un hombre llamado al trono por el azar del nacimiento tenga los talentos necesarios para gobernar”. Este diálogo puede leerse en el libro de Stendhal, ferviente partidario de Bonaparte. Meros símbolos Ni en Gran Bretaña ni en España, los reyes gobiernan. Reinan pero no gobiernan. Son soberanos sin soberanía. El concepto de súbditos pertenece al pasado. No queda en Europa un solo Rey o Reina cuyo mandato no sea ni un milímetro más que simbólico. Es verdad que la Monarquía parlamentaria y constitucional ha convertido a los reyes en meros símbolos. Esto explica que en pleno siglo XX pueda aún mantenerse una institución técnicamente obsoleta, cuya línea sucesoria pasa por la biología y no por las urnas. Más allá de la oportunidad Pero, más allá de la oportunidad o no de la crónica del Times, firmada por Thomas Catan, no sería tarea precisamente fácil desmentir las valoraciones contenidas en el texto citado. Somos muchos, en todo caso, los que partimos de la premisa de que Juan Carlos de Borbón hizo todo aquello que debía hacer para borrar sus orígenes franquistas. Hizo muy bien los deberes durante la Transición y, más aún, en la infausta noche del 23-F. Tardía e insuficiente En cambio, el monarca ha bajado paulatinamente su nota en otras asignaturas, entre otras cosas debido a la absoluta falta de transparencia que hay en el capítulo de los presupuestos generales del Estado destinados al Rey y a la Casa Real. La designación de un interventor para controlar tales gastos ha sido tardía e insuficiente. El perfil de la Corona Su “lujoso estilo de vida” y su “reputación de playboy”, junto a casos como el del proceso judicial contra la revista satírica El Jueves por la viñeta sobre el príncipe Felipe y la princesa Letizia, no favorecen el perfil de la Corona desde una perspectiva democrática. No parece equivocarse el diputado de ERC Joan Tardà cuando declara al diario londinense que “el tabú de la Monarquía está empezando a desaparecer”. Discutible ¿El Rey ha perdido el favor de los españoles, como apunta The Times? Es discutible. Son mayoría los españoles que se manifiestan más juancarlistas que monárquicos. La cuestión es otra. ¿Aceptarán los españoles que el príncipe Felipe sea Rey? Es decir, ¿aceptarán la continuidad de la Monarquía? El recién fallecido José Luis de Villalonga, hombre de confianza del Rey y biógrafo suyo, sostenía lo siguiente, según El Periódico de Catalunya: “Felipe tiene un problema gordo, gordo: el carisma del Rey no se hereda. El hijo, lo que puede hacer es imitarle, lo que sería malo a la fuerza, y lo que le queda es ser él mismo”. E.S.