20 abr. 2007

Asociación de Guardias piden el reingreso de los UMEDOS DE LA GUARDIA CIVIL

Son muchos los compañeros que han perdido el miedo y mucha la solidaridad con que nos arropan, son muchos los compañeros que cada día piden sus derechos constitucionales como en otra época hcicieron muchos compañeros que fueron represaliados , expulsados , encarcelados e ingresados en psiquiátricos por solicitar la aplicación de la carta constitucional del año 1978, estoy hablando de memoria histórica, de hacer justicia, si el año pasado 2006, el mes de noviembre siginificó una gran alegría después de muchos años de persecuciones sin tregua al reconocer el TEDH de Estrasburgo de que el estado Español había vulnerado los derechos humanos de los Guardias Civiles, la muestra contínua de solidaridad de nuestros compañeros-as significa el mayor reconocimiento que se puede hacer, y especialmente hacer a aquellos Guardias Civiles y a sus familias que ya no pueden ver estos momentos por no estar entre nosotros.
Recuerdo hace unos meses cuando Luis Roldán me entregaba en Zaragoza, varias operaciones llevadas a cabo contra los demócratas de la Guardia Civil, al leer las citadas operaciones propias de un país dictatorial, al ver y recordar los nombres de compañeros a los cuales había olvidado como mis ojos se humedecían al venir a mi mente, no sólo mis compañeros de lucha democrática sino al recordar a sus familiares que en el fondo fueron los que sufrieron la ignominia de las persecuciones por el simple hecho de ser demócratas constitucionalistas y pedir el derecho de asociación cultural y deportiva, "Animo compañeros ya podemos comenzar a ejercer de ciudadanos, ya dejamos de ser súbditos", ánimo y sin tregua por los derechos humanos.
LA ASOCIACIÓN INDEPENDIENTE DE LA GUARDIA CIVIL (ASIGC) PIDIÓ AL PSOE LA REVISIÓN DE LAS EXPULSIONES POLÍTICAS DE GUARDIAS CIVILES, APROVECHANDO LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA.

La Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC) quiere que reingresen cuatro guardias civiles expulsados en los años noventa por demandar el derecho de representación colectiva.

La Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC) solicitó tanto en el Ministerio de Interior como ante el grupo parlamentario del PSOE en el Congreso de los Diputados, que se hiciera una nueva revisión de los expedientes de expulsión de cuatro guardias civiles en los primeros años de la década de los noventa, por formar parte del clandestino sindicato de la Guardia Civil, que pedía el respeto de los derechos constitucionales de los agentes.
La asociación ASIGC justifica su petición como consecuencia de las propuestas de leyes que podrían cambiar el estatuto jurídico de los guardias civiles, asumiendo derechos que en aquellos años se consideraban proscritos para un Instituto Armado de naturaleza militar.

Han sido pues los guardias civiles en activo, muchos de ellos activistas en aquellos años desde la clandestinidad, los que se consideran en deuda con sus compañeros expulsados y quieren que la historia les haga justicia también a ellos, tal cual la izquierda española quiere para las víctimas de la Guerra Civil española y la postguerra, durante el Régimen de Franco, ya lo fueran como consecuencia de las acciones de los que se llamaban republicanos o por los que se llamaban nacionales, que en todo caso serían criminales, si violaron los derechos humanos.
Es por eso que aprovechando la coyuntura y el momento político, los guardias civiles de la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC), no quieren seguir adelante en un proceso de cambio de la Institución, que no esté dispuesto a asumir los errores del pasado y haga justicia con éstas personas que fueron expulsadas sin sueldo o con una pequeña pensión y que siguen sufriendo, ahora aún más que antes, ante la expectativa de cambio, su separación del servicio activo en la Guardia Civil y la imposibilidad de ascenso que por antigüedad les correspondía. Estos guardias civiles, que en la actualidad se abren camino en otros trabajos, son el Brigada D. JOSE MORATA GARGALLO (Castellón), el CABO 1º D. MANUEL ROSA RECURDA (Sevilla), el Guardia Civil D. MANUEL LINDE FALERO (Badajoz) y el Guardia Civil D. JOSÉ PIÑEIRO GONZÁLEZ (Vigo-Pontevedra).
Desde nuestra asociación hemos hecho un llamamiento a los guardias civiles, estén o no afiliados, a una asociación u otra, o a ninguna, para que se solidaricen y pidan la restitución de la situación, que a los compañeros les correspondería en la actualidad, si no hubieran sido expulsados de la Guardia Civil por promover el respeto de los derechos humanos y sociales de todos los guardias civiles, como ciudadanos españoles que son.

Pedimos al Gobierno que asuma dicha responsabilidad y que en lugar de unir nuestro destino al de los compañeros expulsados, por pedir justicia social para los mismos, si nos expulsan también a nosotros, reintegre a los mismos en la Guardia Civil, con la antigüedad en el empleo que les correspondiera, resarciéndoles en todo aquello que pudiera corresponderles, tras reparar su situación.

Lo que pueda ocurrir a partir de ese momento, por lo que hagan o dejen de hacer estos compañeros, será ya, responsabilidad de los mismos, pero el Gobierno habrá cumplido con su deber moral y hasta legal, de volver sobre sus propios actos, aunque fueran del pasado y nada tengan que ver con el actual Ejecutivo, y habrá hecho justicia y una buena obra, lo que seguro será bien interpretado por la mayoría de guardias civiles y sus familias, al demostrar generosidad.

Esperando sea de su interés, en la sede central de ASIGC a 20 de abril de 2007.