15 jul. 2013

El estado de desecho desde la llegada de Felipe Glez al poder una relidad evidente. El respeto a lo derechos constitucionales y a los derechos humanos inexistentes. El pacto entre los fascistas del PP y del PSOE un escándalo Nazi con el que hay que terminar.

La carencia de respeto a la dignidad de las personas, el saqueo de España, los asesinatos de Estado, los encarcelamientos políticos contra los Guardias Civiles Democráticos, una cuestión obviada por la población dominada por el estado Nazi del PSOE y del PP, mientras saqueaban España. Muestra de ello es la Operación Columna, y la condena por el TEDH máximo Tribunal Europeo que condenó al adinerado y nazi Felipe González, alias el Rey Sol.

 
El sistema tiene que morir, tiene que ser enterrado. Operación Bettino Craxi 25 de Abril, el pueblo y todas las Instituciones tienen que ponerse de pie y exigir responsabilidades a los que nos han cercenado los derechos, la seguridad y la libertad, a todos aquellos que han dejado sin futuro a la población Española. Es decir tenemos que terminar con la corrupción encarnada por el ejército Hitlerino, nazi , fascista, que representa el binomio PP+PSOE, que la misma mierda es.

 

CONTROLAN SUS LLAMADAS, CONTACTOS CON EL EXTERIOR, RELACIÓN CON INTERNOS...

Interior pide a los funcionarios de Soto del Real informes sobre los movimientos de Bárcenas

Interior pide a los funcionarios de Soto del Real informes sobre los movimientos de Bárcenas
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. (EFE)

El Gobierno quiere conocer todos los movimientos que hace Luis Bárcenas dentro de prisión. Para conseguirlo, el Ministerio del Interior ha solicitado a los funcionarios del centro penitenciario Madrid V-Soto del Real que le remitan dossieres periódicos sobre el extesorero del Partido Popularencerrado en esta cárcel desde el pasado 27 de junio por su cada vez más intensa vinculación con el caso Gürtel. 
Los informes solicitados por Interior son exhaustivos. Según fuentes penitenciarias consultadas por El Confidencial, los funcionarios del departamento de seguridad interna de Soto del Real están recopilando e investigando todas las llamadas que hace Bárcenas, las personas ajenas al centro con las que se reúne, los documentos que envía y recibe del exterior y los contactos que mantiene con otros internos. Una vez concluidos, los informes están siendo enviados a Instituciones Penitenciarias, que a su vez los remite al Ministerio que dirige Jorge Fernández Díaz, donde luego son analizados. Un portavoz oficial de Interior admite que el exdirigente popular está siendo sometido a vigilancia, pero asegura que esta no se diferencia en nada de la que reciben otros reclusos. 
En busca de teléfonos móviles
Entre otras cuestiones, Interior ha pedido a los funcionarios de prisiones que supervisen su relación de llamadas telefónicas y la duración de cada una de ellas. Este encargo no implica grandes dificultades para los empleados de Soto del Real. Los internos en prisión preventiva, la situación en la que se encuentra Bárcenas, tienen derecho a hacer 10 llamadas a la semana de cinco minutos de duración máxima cada una. Sólo puede comunicarse con cinco números de teléfono distintos, que tienen que ser comunicados y justificados previamente ante la dirección de la cárcel, que los registra en un archivo al que tienen acceso los trabajadores del departamento de seguridad interna. Las cabinas del centro funcionan además con un sistema informático que detalla a la dirección del centro los segundos que ha durado cada llamada de los reclusos. El mismo sistema también deja en manos de las autoridades penitenciarias el acceso al contenido de las conversaciones.
Según fuentes penitenciarias, Bárcenas solicitó al ingresar en prisión poder llamar a tres familiares, entre ellos su mujer Rosalía Iglesias y su hijo Guillermo, y a los dos abogados que le defendían hasta hace dos semanas, Miguel Bajo y Alfonso Trallero. Ahora tendrá que dar de baja a estos dos últimos y pedir que le autoricen las llamadas a su nuevo letrado, Javier Gómez de Liaño.
En ocasiones, los internos se saltan estas limitaciones colando teléfonos móviles en sus celdas, algo que está prohibido pero ocurre en todas las cárceles de España, y en Soto del Real con especial incidencia. A Bárcenas no debería resultarle difícil conseguir un móvil o lograr que otro interno le deje el suyo a cambio de dinero. De esa forma podría comunicarse con el exterior escapando de la vigilancia de los funcionarios. A Interior la aterra esa posibilidad y ha tratado de minimizarla. Al poco de que Bárcenas ingresara en la cárcel, la dirección del centro ordenó un registro en profundidad de todas las celdas de su módulo. La búsqueda se focalizó en la detección de teléfonos móviles. Aparecieron varios terminarles, pero las fuentes consultadas no creen que se hallaran todos.
Los funcionarios de seguridad de Soto del Real también están controlando los contactos que Bárcenas mantiene con el exterior en persona. Por el régimen en el que está clasificado, el extesorero del PP tiene derecho a un encuentro semanal en la llamada sala de cristales del centro (la comunicación se realiza con altavoz y micrófono a través de una mampara) y dos 'vis a vis' al mes: uno familiar y otro de carácter íntimo. Su familia ya ha acudido varias veces a visitarle. Además, por encontrarse inmerso en un proceso judicial, está autorizado a entrevistarse todas las veces que considere necesario con su abogado y con otros defensores relacionados con el proceso.
Encuentros con abogados
Desde que ingresó en la cárcel, además de reunirse con sus anteriores abogados, Bajo y Trallero, Bárcenas también se ha visto con Miguel Durán, letrado del imputado en el caso Gürtel Pablo Crespo; con Ignacio Peláez, defensor del empresario José Luis Ulibarri; con su nuevo abogado y con los representantes de otros implicados. Las fuentes consultadas aseguran que el extesorero también se habría reunido de forma discreta con un emisario del Gobierno. La información se encuentra reflejada en los informes remitidos a Instituciones Penitenciarias.
Los otros datos que quiere conocer el Ministerio del Interior afectan a los paquetes y documentación que Bárcenas está recibiendo y enviando desde la cárcel. En principio, los reclusos pueden mantener correspondencia con el exterior y también intercambiar papeles libremente en la sala de cristales. 
Sin embargo, Instituciones Penitenciarias, de forma excepcional y sin aviso previo, prohibió este sábado a la familia de Bárcenas acceder a Soto del Real con hojas y bolígrafos. El objetivo de esta medida es evitar que Bárcenas pueda comunicarse en la sala de cristales sin utilizar el intercomunicador electrónico, algo que ya habría hecho en días anteriores recurriendo a mensajes escritos por miedo a estar siendo espiado. La decisión de Instituciones Penitenciarias acrecienta esas sospechas.
Interior también ha pedido a los funcionarios de prisiones que le informen del contenido de cada uno de los paquetes que recibe el extesorero a través de envíos postales. Bárcenas lleva meses asegurando en privado que tiene escondidas nueve cajas con información que haría caer a Mariano Rajoy si llega a conocerse. Aunque parezca una opción remota, Interior quiere descartar que esos papeles no circulan por Soto del Real.
La amistad con otros reclusos
El último punto de la vigilancia sobre Bárcenas afecta a sus contactos dentro de la cárcel. El exdirigente del Partido Popular se encuentra recluido en el módulo IV, dedicado a presos preventivos y primarios (aquellos que no han pasado nunca antes por prisión o tienen un historial sin crímenes violentos). Por el régimen de este módulo, el contacto con otros presos es continuo e intenso. Interior trata de averiguar si Bárcenas intenta utilizar a otros reclusos para comunicarse con el exterior para escapar de su vigilancia.
Instituciones Penitenciarias ha solicitado a los funcionarios del departamento de seguridad de Soto del Real que le remitan toda esta información sobre Bárcenas de forma periódica y que le avisen inmediatamente si se produce algún incidente relevante que afecte a su estancia en la cárcel. Según las fuentes consultadas, el encargo no tiene fecha de finalización.