3 oct. 2011

El gobierno paga a los responsables de la ruina,.una autética tropelía.

PESE A SER RESPONSABLE DE LA PÉSIMA SITUACIÓN DE LA CAJA


El Estado pagará unos 8 millones al ex director general de Novacaixa tras inyectar .


La alta dirección de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) no es la única que se ha ido a su casa con los bolsillos llenos tras dejar quebrada a su entidad financiera. José Luis Pego, el ex director general de Novacaixagalicia a la que el Estado ha tenido que inyectar cerca de 2.500 millones de euros, percibirá entre siete y ocho millones en concepto de prejubilación anticipada.


Así lo aseguran fuentes cercanas a caja gallega, fruto de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova. La cifra no oficial –la caja se niega a dar ningún detalle- es el resultado de multiplicar los cerca de 600.000 euros de sueldo que tenía el número uno del banco con sede en La Coruña. Fuentes próximas al grupo indican que Pego podría incluso tener una remuneración mensual mayor, ya que otros cargos inferiores que también han dejado el banco cobraban entre 400.000 y 500.000 euros anuales.


A Pego le corresponden cerca de siete millones en concepto de prejubilación, ya que, como cualquier otro empleado de la institución, cobrará el 98% de su salario de acuerdo a las condiciones del plan de bajas incentivadas acordado para los 1.159 trabajadores despedidos. Pero, además, Pego, que se ha acogido a dicho plan pese a no tener la edad -54 años- mínima exigida (55), tenía un contrato de alta dirección blindado hasta 2013.


Se desconoce si José María Castellano, nuevo presidente de Novacaixagalicia, ha aprobado la indemnización adicional o si Pego ha renunciado a ella. Eso es lo que ha hecho en parte el número dos del banco, Javier García de Paredes, que se ha marchado a los 51 años –cuatro por debajo de lo establecido en el acuerdo sindical- tras comprobar que Castellano lo apartaba de la gestión en contra de lo pactado.


En última instancia, Pego percibirá su aportación al plan de pensiones, que en el caso de los que directivos que procedían de Caixanova (la caja de Vigo) era mucho mayor que los de Caixa Galicia (La Coruña). Novacaixagalicia se ha negado a dar ninguna información sobre el contrato de Pego, que curiosamente fue autorizado por el Banco de España cuando ambas cajas se fusionaron entre finales de 2009 y abril de 2010.


Sin embargo, no ahorró adjetivos para agradecerle sus servicios prestados cuando hizo pública su marcha el pasado 12 de septiembre. Pese a ser el máximo responsable de un banco al que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) le ha tenido que inyectar 2.500 millones de euros para evitar su quiebra –el Estado se ha quedado con el 93% del capital-, la nota de prensa oficial destacó su “brillante trayectoria profesional” de 27 años en el grupo.


Los únicos datos oficiales son los que se enviaron a la CNMV con motivo de la difusión del informe de gobierno corporativo. En ese documento se decía que la cúpula directiva ganó 4,56 millones en 2010, con una media de 380.000 euros por ejecutivo. Obviamente, el salario del primero de ellos –Pego- era mayor. Además, percibieron 2,77 millones en concepto de pensiones o primas de seguros.