27 dic. 2006

No somos Inmortales, por suerte o por desgracia, todos, todos nos morimos.

No somos Inmortales, por suerte o por desgracia, todos , todos nos morimos.


“Aunque pueda parecer una paradoja, toda la ciencia exacta está dominada por la idea de aproximación. Si un hombre os dice que posee la verdad exacta sobre algo, hay razón para creer que es un hombre equivocado” Bertrand Russell


Todos morimos, nadie es inmortal, todos tenemos nuestro destino seguro, destino que compartimos con el resto de las especies: “nacemos, crecemos nos reproducimos y desaparecemos.

El que todos, y digo todos, Pobres y mendigos, adinerados y Ricos, excluidos y desamparados, enfermos y sanos, Reyes y menos Reyes, etc. en su momento tengamos que dejar nuestra casa , nuestra familia y todo aquello por lo que luchamos es una tragedia, - una igualdad general- pero si en la realidad mundana nos separa la estructura social montada por unos para dominar a otros, en la otra realidad todo esto no nos sirve para nada, cada uno tendrá que abrir su mochila para demostrar lo que de verdad ha vivido y cómo lo ha hecho, si lo ha hecho pensando en los demás, poniéndose en su sitio y adoptando la postura de ayuda, “ayuda al prójimo como a ti mismo”, si los valores o Ius naturales que por el simple hecho de ser hombre le han servido como marco de referencia aplicables a ellos como a los otros, en una palabra tratando al otro como asimismo.

Siempre y en broma les digo a mis próximos: “cuando os deje quiero llevarme el coche, la casa, el dinero del banco, las joyas etc, y ellos en tono de risa me dicen: “ si no te importa te hacemos un cheque para que lo cobres en la primera oficina bancaria que encuentres” una realidad que la hacemos más llevadera pero que por obvia no deja de ser trágica, tenemos realmente o damos sentido a nuestro viaje por este mundo o como decían los humanistas existencialistas fenomenológicos: existen dos posturas un trágica y otra que nos pone en sentido y en sentido para poder dejar nuestra huella y mejorar y cargar nuestra mochila para poder llevarnos en ella nuestra participación en la mejora de todos los hombres y mujeres que transitoriamente pasan por este lugar, de nuestra actitud dejaremos huella de nuestras altitudes humanas y existenciales.

Todos tenemos que tener muy presente que las personas no somos cosas, que no se puede jugar con ellas, que son seres vivos que tienen necesidad de autorrealizarse, de autodeterminarse y de decidir qué hacen en su viaje, las personas no son un medio para un fin, por eso nuestros dirigentes deben obrar en este contrato social coyuntural a favor de todos y particularmente del hombre, haciendo cierto aquello que un ilustre filósofo dijo en su día : “ Mis derechos terminan donde comienzan los derechos de los otros”, y no hay pretexto para no preocuparse de que todos, todos, tengan una calidad de vida digna donde todos los derechos y muy especialmente los denominados derechos sociales sean una realidad, y que sean una realidad tangible que se puedan tocar y no predisposiciones futuras que no se alcanzan nunca debido a los intereses propios de los que nos gobiernan, que se cansan de prometer para seguir aumentando su calidad de vida a costa de todos los demás –véase las estadísticas sobre renta y riqueza de nuestros dirigentes, Kerbo y otros- ignorando por supuesto de que no son “inmortales”, que todo lo que guarden en su almacén seguirá allí después de que ellos desaparezcan.

Nadie es superviviente siempre, llega un momento que nuestro viaje tiene fin, un fin o una parada en nuestro camino, de nosotros sólo queda aquello que fuimos capaces de hacer y de transmitir que de verdad lleve alma y humanidad.

Ilustres pensadores dicen que el hombre como parte del área de lo cognoscente posee no una sola inteligencia, en realidad los sistémicos hablan de la “inteligencia Racional, Emocional y Espiritual” , yo me pregunto, en qué fase se halla o nos hallamos los hombres en la actualidad; por los hechos solemos situarnos en el denominado pensamiento corto, no tenemos capacidad para darnos cuenta de nuestro destino, no tenemos capacidad para darle sentido a nuestra vida, si es que la tiene.

Somos seres espirituales con experiencia mundana y que cuando terminemos la partida tanto el Rey como el peón se irán a la misma caja, y no hay autoridad conocida que impida este trayecto, por lo que no logro comprender cómo hay compañeros de viaje que no sean capaces de entender que sus altos cargos y estatus ocupacional o político en representación de todos les hace más responsables para lograr que todos tengamos un mundo mejor , un mundo donde se evite el sufrimiento, la discriminación y la misería, un mundo donde todos podamos convivir y ser felices, un mundo más igualitario.

Todos en su momento tendremos que decir adiós, y tenemos que tener la fortaleza necesaria para afrontar esos duros momentos y debemos de actuar en vida para dejar siempre buenos momentos y buenos recuerdos como nos deja el Responsable Socialista Alfonso Perales; se fue jóven , y deja un gran vacío en la sociedad y muy especialmente en la sociedad socialista, y su desaparición física, su alma y sus ideas de justicia y sus actos no desaparecerán nunca, y de ello deben aprender los que áun están en el hacer diario de una sociedad más justa humana y equitativa, deben de darse cuenta que el camino es largo pero que el tiempo corto y por tanto no deben parar ni un minuto en su quehacer a favor del ser humano, y ser muy consciente de que hoy y cada día más, hay más niños, mujeres mayores, discapacitados y hombres en situaciones de vida pauperizadas y que se agravan día a día, por lo que deben ser capaces de ponerse en el sitio de los demás y saber que no son inmortales, que deben de preparar la mochila para poder llevar un aval de no haber pasado sólo por esta tierra sino actuado aunque sea un poquito a favor del hombre y de su calidad de vida, en realidad es muy sencillo, simplemente requiere un poco de ejercicio mental.

Dicen los chinos que lo que no tiene solución está solucionado, en verdad hay pocas cosas que no tengan solución, pero si vemos el ejemplo de la Revolución Francesa sabemos e intuimos que la lucha por una vida mejor tiene solución es nuestra obligación y nuestro deber trabajar y lograr que se termine con el sufrimiento, el hambre , la miseria , la desigualdad y todo tipo de injusticia que haga la hombre infeliz, nuestra mochila irá cargada de nuestras acciones, como decía Descartes ,Pienso luego existo, .. es que pensamos.