1 nov. 2006

Nuestra sociedad producto de nuestra Educación

Vemos el producto social en las calles y ciudades de toda España y nos podemos dar cuenta de que todo lo que en ellas sucede es el producto de la educación que hemos previsto para nuestros ciudadanos, o mejor dicho han previsto nuestros gobernantes con sus acciones legislativas, decia un clásico: Hay que hacer pocas leyes y buenas y que se cumplan que no muchas y malas y que no se cumplan, lo que plasma o refleja la realidad de nuetros estado.
Nos acostamos o levantamos con la noticia de un homicidio asesinato, con los maltratos, con la violencia familiar, con la muerte de un progenitor, con.... y con los maltratos golpes etc de los maestros que dedican su vida a formar personas y ciudadanos, ¿cùal o cùales son los motivos? sencillamente nuestros pésimos planes educativos que bailan al son de los pésimos políticos que no ven más allá de sus narices y de sus bolsillos.
Recordaré, las hipotecas suben, los salarios pierden, el mibor aumenta, el salario de los diputados y senadores sube, el salario de los alcades aumenta, en una palabra los padres de la patria sólo se preocupan de ellos y de aumentar su felicidad, el congreso destina una cantidad enorme de dinero para un plan de pensiones de todos los diputados, mientras la educación y la seguridad del ciudadano por el suelo con presupuestos irrisorios y los profesores jugándose la vida en el aula.
Todo ello demuestra que la culpa es principalmente de los padres y de los ciudadanos que no nos ocupamos de las cosas públicas y de los profesionales políticos que aprovechan la ocasión para aumentar sus rentas y sus riquezas.
La educación como producto se ve a lo largo de los años, ahí tenemos lo que hicimos, nuestros jóvenes presos de la droga, presos de los botellones, presos de la exclusión social y tenemos de lleno el resultado la sociedad de los dos tercios, un éxito para los políticos de nuestra querida España, para los salvadores de la patria, ellos no están preocupados porque sus hijos salen del país para ir a buenas universidades privadas y gozar de excelentes servicios.
Para muestra un botón, recuerdo la toma de posesión de un concejal del PSOE en vigo al haber ganado las elecciónes municipales, ante la pregunta de su secretaria si quería la seguridad social pública o la privada de los funcionarios, este político profesional no lo dudó: la privada de los funcionarios, eso que lo vi defender en los mítines de su partido a ultranza la seguridad social para todos por que era de calidad, la verdad, no me quedé sorprendido,pues siempre recordaré lo que me decía un viejo amigo ya fallecido: dime un político que diga la verdad y te diré un hombre que miente, todo ello producto de nuestra sociedad, de nuestra educación, de nuestros manejados medios de creación de opinión pública o medios de comunicación social (prensa) que sólo sirven a sus intereses privados, responsables directos al igual que los políticos de la situación actual de nuestros jóvenes y de nuestra sociedad.
Nos despertamos, temiendo la noticia, día a día nuestra capacidad de asombro se queda desarmada, unos menores asesinan en una reyerta a otro joven y la cosa continúa del mismo modo, ¿què hacer? señores es hora de exigir que el estado funcione, que regule la actividad de ocio, que exija cumplimiento de la legislación que regule dichas actividades, que funcionen los cuerpos de seguridad del estado garantizando los derechos y libertades consagradas en nuestra Carta Magna, y que traslademos a nuestros jóvenes la idea de que son valiosos y son instrumentos fundamentales de una sociedad de futuro que sientan que son parte de nuestra sociedad y que son su mejor motor, para ello tenemos que dejar de ser parte del paisaje y exigir a los padres de la patria eficiencia eficacia y cumplimiento de lo que venden, sino todos juntos pongamonos de pie para ponerlos en el sitio que se merecen, y decirles a otro perro con ese hueso.