1 may. 2010

Estoy seguro que muchas personalidades pasarán muchos años en la cárcel, por actos propios de gente sin valores, de esta vez no os salva nadie.

El Movimiento Democrático en la Guardia Civil, y el SUGC, por los derechos Humanos hablan de regeneración y de Operación Bettino Craxi.
El acuerdo de la plaza de Santa Ana, era el acuerdo de una vedetta en el PSOE, acabar con Felipe González, legalizar las asociaciones en la Guardia Civil y Belloch como sustituto de Felipe y nuevo Presidente del Gobierno y Garzón a por su Ministerio.
Lo de Usabiaga ya lo anunción la vozperiodistica.com
Que nadie piense que todo es una casualidad, la situación que vive el país no es lo que preocupa a nuestros gobernantes o políticos profesionales, lo que les trae de cabeza es cómo ganar las elecciones para seguir perpetuándose en sus cargos prebendas y en cómo tapar todo lo que han venido haciendo con total impunidad y que supuestamente puede ser delito.
El Ministro Robespier, no se ha dado cuenta de su pésimo hacer, no se puede subestimar a nadie y menos a los que tienen la fuerza de la razón, en síntexis ha manejado muy mal, pero que muy mal los tiempos, y ahora Señor Ministro ya no llega que nos arregle la carretera, ahora le va tocar explicar a ritmo de gaita, y no sólo en España --las reuniones ya están programadas y en marcha ya lo sabéis por los teléfonos--: cómo ciertas personas han actuado fuera de la legalidad ordinaria y constitucional, cómo nuestros servicios de Inteligencia se pierden, cómo desaparece Juana Chaos, y quién ayuda a que esta situación se produzca y mucho más grave todo el cúmulo de graves irregularidades que a diario se cometen contra los derechos humanos y constitucionales.
Todos desde Felipe González hasta Rafael Vera deberían estar muy preocupados, y cuando digo todos, incluyo a este pésimo incompetente presidente actual que se llama ZP, no se puede estar gobernando contra la justicia y los derechos humanos, más temprano que tarde los cadáveres se levantan, y el caso de Zapatero y de Garzón son muchos los que se han levantado de los cementerios para exigiles eso que tanto predican y no conocen: "Justicia".



08:58 01 de mayo, 2010 Alberto Lardiés.
El encuentro se celebró en 1992. Por ETA estuvieron también José Luis Elkoro e Iñigo Iruin. Rafael Vera y el comisario Manuel Ballesteros se encontraron con ellos en San Agustín de Guadalix.

Garzón, un juez ambicioso que siempre estará marcado por su paso por la política
Corría el año 1992. El PSOE gobernaba una España que ya se asomaba al abismo de la crisis económica. Los vientos de la corrupción empezaban a arrinconar al Gobierno de Felipe González. Y un juez joven y ambicioso destacaba en la Audiencia Nacional: Baltasar Garzón. Amigo de embadurnarse en todas las salsas, el juez estrella llamó a su despacho al entonces secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera. Y, para sorpresa de éste, le propuso una reunión con miembros de Batasuna. El objetivo era entablar una negociación entre ETA y el Estado.

09:44 01 de mayo, 2010 Alberto Lardiés.
La puesta en libertad del ex jefe de ETA Iñaki de Rentería, la incomprensible huida de José Ignacio De Juana Chaos, y, sobre todo, las excarcelaciones de una decena de batasunos, entre los que se encuentra Rafael Díez Usabiaga, apuntan a una negociación política de los terroristas con el Estado.

El sanguinario De Juana Chaos está en paradero desconocido. / Efe

Esa es la línea que defienden, con matices en cada caso, Voces contra el Terrorismo, el Foro de Ermua y la asociación Dignidad y Justicia. No piensa así la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que critica las excarcelaciones pero no quiere ir tan lejos.
Las últimas decisiones judiciales sobre ETA y su entorno han minado la confianza en el Gobierno de los diferentes colectivos cívicos de víctimas del terrorismo. En línea con todas las informaciones de LA GACETA al respecto, la asociación Voces contra el Terrorismo -Verde Esperanza, que dirige Francisco José Alcaraz, ya ha dejado claro, por boca de su presidente, que está en marcha la segunda fase de negociación entre el Ejecutivo de Zapatero y los terroristas.