19 mar. 2011

Tenemos que dejarnos de tonterías y de ver para otro lado, la exigencia internacional no puede admitir falacias ni ser cómplice, hay que eliminar dictadores como Gadafi, y hay que seguir en ello poniendo encima de la mesa a los que quedan y con los que hacemos transacciones de todo tipo: Marruecos, Cuba, China etc, paises que se han unido a los tratados internacionales para garantizar los derechos humanos y los vejan gravemente, sumiendo al pueblo en el terror y en la ignominia, Libia sí y siempre, no como hasta ahora, Marruecos , Cuba y China y otros también. Los derechos humanos no se mendigan se exigen y los paises del mundo debe ser impacables en su garantía.
HABLA CON 'EL CONFIDENCIAL' DE UNA NUEVA LIBIA

El portavoz de la Casa Libia en España: “¿Quién ha enviado dos barcos en ayuda de Gadafi?"
Lo único que puede contar es lo que ve a través de la prensa, porque no recibe noticias de su familia, que vive en Bengasi (al Este del país), desde el jueves al mediodía. “Les han dejado incomunicados. Supe que sufrían cortes de agua y luz…Lo último ha sido el teléfono. No sé qué está pasando”. El portavoz de la Casa Libia en España, Idris Erdiwah, habla con El Confidencial de una nueva Libia, “porque ya hemos entrado en una nueva era”. Pase lo que pase.

Erdiwah se refiere al “dictador Gadafi” en clave de cadáver político. “Está acabado. Sólo le espera ser juzgado por sus crímenes contra la humanidad”. Desde Bilbao, donde vive desde los años 80, se alegra de que la OTAN haya decidido intervenir en su país y del beneplácito de España para atacar a Gadafi, “pero lo ha hecho un poco tarde. Debería haber actuado antes”. A pesar de que a Occidente le ha costado 'despertar', agradece que se hayan tomado decisiones. “Es lo más importante”. Idris hace hincapié en que esta lucha no es solo del pueblo libio. Insiste en que “es una lucha por la libertad y una liberación de los déspotas que dominan los países y oprimen a sus pueblos”. Es una lucha para traer prosperidad y paz a todo el Mediterráneo.

El último mensaje que ha recibido de su tierra fue el mismo jueves, a través de un sms vía satélite que lanzó un amigo. Decía textualmente: “Nos están bombardeando. Hay camiones, tanques, coches blindados. La ciudad está sitiada”. Gadafi espera un éxodo humanitario del país, sin ser consciente de que los libios están preparados para la lucha. “El régimen quiere vender la euforia de la victoria y volver a la normalidad, pero no lo vamos a consentir”.

El portavoz de Casa Libia en España sabe que el dictador se ha quedado solo, por eso pide más ayuda internacional para acorralarlo y terminar con él. “Los libios solo pedimos que nadie ayude a Gadafi", que se suprima toda relación internacional con el dictador, que se cierren las cuentas bancarias que Gadafi tiene en Europa, y que nadie le venda armamento.

Aun así, los libios saben que el "líder de la revolución" cuenta con el respaldo de las milicias que están sembrando el pánico en la capital, Trípoli, además de algunas fuerzas leales como la guardia presidencial y grupos bajo el mando de cada uno de sus hijos, mientras que en el Ejército son cada vez más numerosas las deserciones hacia los rebeldes. "¿Quién le ha enviado dos barcos, uno desde Grecia y otro desde Malta, con combustible para terminar con los libios?", se pregunta. Al respecto, Idris apuntó que "las familias de algunos guardias están siendo retenidas en sus casas y ellos obligados a servir a Gadafi".

Cadáveres en mitad de la calle

Erdiwah sabe que en la calles de la capital bajo su control, sus mercenarios están sembrando el pánico. “Donde encuentran a un grupo de cuatro o cinco personas, disparan a matar. Los cadáveres se quedan en medio de la calle, nadie se atreve a recogerlos. Si alguien se acerca, lo matan”.

Desde Casa Libia aseguran que los miembros destacados del gobierno, diplomáticos y militares han abandonado a Gadafi. Sin embargo, el embajador de Libia en España, Ajeli Abdussalam Ali Breni, permanece en silencio. Algunos lo achacan a que su familia está en Trípoli y teme por sus vidas. Hay quien dice que el embajador abandonó hace unos días España y viajó a la capital libia, para seguir desde cerca la evolución de los enfrentamientos. En la embajada ni confirman ni desmienten nada. Todo es pura confusión.