16 oct. 2008

El Gobierno de España reconoce la crisis y se la hace pagar a los trabajadores, no hay verguenza,ZP dimisión


El Gobierno endurecerá la lucha contra la economía sumergida en nuevo plan contra el fraude fiscal,Solbes cree que el control del fraude debe adaptarse al contexto de "restricción presupuestaria".

En la propuesta del Gobierno del PSOE y de Zapatero --Presidente del Talante--, no se incluye a los bancos, los cuales han presentado en sus cuentas y balances anuales cientos de millones de euros de beneficios y ahora son subvencionados sin control por los ciudadanos pobres, nueva política en favor de las clases humildes del partido PSOE, que defiende a las capas más desfavorecidas de la población.

OTR/PRESS En una situación económica que obliga a la austeridad en el gasto público y las restricciones presupuestarias por la menor recaudación fiscal, el Gobierno está decidido a ser más riguroso que nunca en su actuación para luchar contra aquellos que no pagan sus impuestos. El plan de prevención del fraude, que ha permitido recaudar 20.000 millones de euros, va a ser adaptado a la actual situación de la economía "en breve" y se centrará en hacer aflorar la economía sumergida.El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy en el Congreso que el ERjecutivo presentará "en breve" una actualización del plan de prevención del fraude fiscal, que se centrará en el fomento del cumplimiento voluntario y el control de áreas de riesgo. En respuesta al portavoz de ERC, Joan Ridao, que reclamó más control del fraude ya que se dejan de recaudar 90.000 millones de euros y el 70 por ciento de los recursos de las comunidades dependen de esta recuadación, Rodríguez Zapatero aseguró que el Ejecutivo ha hecho suyo el objetivo de evitar el fraude fiscal y la economía sumergida.Precisamente será la economía sumergida uno de los objetivos específicos del nuevo plan contra el fraude. En una intervención también en el pleno del Congreso, el vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, adelantó que se van a adoptar medidas concretas para aflorar y regularizar las actividades económicas y productivas que no cumplen con sus deberes fiscales.En respuesta igualmente a Joan Ridao, Solbes admitió que el plan de lucha contra el fraude fiscal debe adaptarse a la realidad y al entorno económico y social, por lo que será imprescindible llevar a cabo modificaciones para adaptarlo a los escenarios y requerimientos actuales, determinados por "la difícil situación de la economía mundial y el contexto de "restricción presupuestaria".El vicepresidente retiteró que la lucha contra el fraude fiscal es un objetivo "prioritario" para el Ejecutivo, y aseguró que al analizar la aplicación del plan de prevención del año 2005 "hay que ser positivos" y pensar que ha sido un instrumento "enormemente eficaz", a pesar de que ahora sea imprescindible adaptarlo a un entorno económico y social diferente.Se ha mejorado en cumplimiento tributarioA su juicio, en los últimos años, la Agencia ha intentado "poner el acento" en el diseño de medidas preventivas, pero también en el control y el seguimiento, lo que, a su parecer, ha derivado en una mejora clara de los niveles de cumplimiento tributario, con un incremento de las declaraciones muy superior al previsto.Sobre las investigaciones, declaró que en los últimos años se han incrementado los medios destinados a este fin, aunque reconoció que no es "suficiente" y se mostró dispuesto a discutirlo con otros grupos, a pesar de tachar el trabajo de la Agencia de "fundamental" al desarrollar instrumentos de gran importancia, como la puesta en marcha de la investigación de los billetes de 500 euros, o programas para investigar operaciones fiduciarias, entre otras.