4 abr. 2009

Un artículo de Felix Soria, un poco de historia.

Primero de abril: Setenta años de ininterrumpidas victorias

Hasta bien entrada mi primera juventud, tal día como hoy, 1º de abril, se celebraba el Día de la Victoria: "Cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado". Y las calles de España se convertían en un escaparate de personas que, en mayor o menor grado, se sentían satisfechas.
No vale engañarse: Al margen de que la ignorancia y la desinformación fueran inconmensurables, la mayoría de los ciudadanos se sentían políticamente identificados o tranquilos, y un alto porcentaje de ellos incluso estaban personalmente satisfechos. Los antifranquistas activos constituían una minoría; a veces ruidosa, cierto, pero en todo caso exigua y cuantitativamente irrelevante.
Me crié en Barcelona y a partir de 1970 (con 16 años) participé en variadas movilizaciones (desde protestas de barrio por cuestiones tan simples como pedestres hasta concentraciones con motivo del 1º de Mayo) y sólo percibí grados de participación notables --que no elevados-- con motivo del consejo de guerra de Burgos, por la muerte a balazos de un obrero en la térmica del Besós, con motivo de los Onze de Setembre (Diada Nacional de Catalunya) o del Primero de Mayo y, sobre todo, cuando se negociaban convenios colectivos en la construcción o el metal, o los de industrias como Harry Walker y Seat.
¿Antifranquistas activos? A riesgo de parecer un aguafiestas, creo que menos del 3% de la población de Barcelona (50.000 de 1.700.000 habitantes) participó en alguna de aquellas movilizaciones. Una vez muerto el Caudillo la tasa de antifranquistas aumentó exponencialmente, pero no vale olvidar que Franco ya había muerto…
En la mayoría de ciudades y territorios de las Españas la tasa de antifranquistas (¡con Franco vivo!) jamás superó el 0,5%.
La madre reconoce a España perfectamente
Los franquistas que restan, que son muchos más de los que parecen, podrían celebrar el día de la victoria cualquier otro día del año. Afirmar o creer que han pasado 70 años desde el día de la victoria es engañoso. Los franquistas guerrearon y vencieron ininterrumpidamente durante varias décadas y ya desaparecido Franco todavía lograron resonadas victorias. También después de ser aprobada la Constitución de 1978.
Alfonso Guerra, sin menoscabo de que su frase constituyera en su momento un acierto político y mediático, pecó de optimista: A España, incluso hoy, la reconoce perfectamente la madre que la parió.
¿Por qué? Pues, por ejemplo, porque la corrupción, el clientelismo y el ventajismo tan excelentemente cultivados durante decenios siguen siendo comprendidos, o cuando menos admitidos y considerados como algo inevitable y natural. El fatalismo --con ese toque de resignación religiosa tan español-- es pan de cada día y el sentido de colectividad, escaso.
La sociedad española ha cambiado, pero no tanto como algunos pretenden. Hoy, 70º aniversario de la derrota del ejército constitucional de la II República, es un buen día, como otro cualquiera, para recordar, simplemente recordar, verbo este escasamente valorado y que, digan lo que digan, es utilísimo para comprender el presente y pensar el futuro.
ENLACES DE INTERÉS referidos al glorioso 1º de abril: "El terror fascista en España", "Primero de abril", "¿Día de la victoria?", "70 años cautivos y desarmados" y el especial del diario Público dedicado a la efemérides.
CON ANTERIORIDAD, también sobre Franco y el franquismo, en ImP: "Un pazo desempolva el interés por la fortuna de los Franco", "Ya hay 130.137 pruebas, de momento, de la ignomina franquista", "Acción de Garzón, reacción de Conde-Pupido y a esperar", "Mayor Oreja: Su desmemoria es el huevo de la serpiente", "Los gestos, la memoria y el Pazo de Meirás", "¿Hay fascistas en el Reino de España? Sí, y no pocos" y "Documental sobre las matanzas del franquismo".

Don Miguel Herrero de Miñón.

Muchas veces, la historia y como no, los papeles, algunos papeles, nos descubren el papel que han jugado algunos, en algunos asuntos, Don Miguel ha jugado, y me , nos preguntamos ¿ha ganado o ha perdido?, el tiempo nos lo dirá, mis compañeros de la Guardia Civil,--vejados, mal pagados, sin derechos humanos ni profesionales-- que visitaban frecuentemente el Ministerio del Interior dicen que ha ganado, tiempo al tiempo, el tiempo en el que estamos en el mundo, es el tiempo que dura una partida de ajedrez; al terminar la última jugada tanto el rey como el peón van a la misma caja; falta mucho para terminar la última jugada, nosotros estamos pensando y analizando; dónde , cómo, por qué, y cuál será el próximo movimiento, la partida está con todas las piezas en el tablero.
Saludos mi querido Don Miguel, su artículo publicado en el país sobre la causa Vasca.

Lo crudo y lo cocido

Miguel Herrero de Miñón
De la R. A. de Ciencias Morales y Políticas
Cuando en septiembre de 2002 el lehendakari Ibarretxe hizo público su plan de reforma radical del Estatuto de Autonomía, afirmé, y he insistido en ello a lo largo de estos meses, que dicho plan, con independencia del juicio político que mereciera, no podía ser tachado de inconstitucional por tres razones fundamentales. Una, porque se trataba de una propuesta de reforma estatutaria de acuerdo con las cláusulas de revisión previstas en el propio statuto (artículo 46). Dos, porque la casi totalidad de las propuestas cabían erfectamente en el marco constitucional y afectaban más bien a leyes de esarrollo constitucional. Tres, porque, incluso si la propuesta suponía reforma
de la Constitución, el Parlamento vasco, al que el lehendakari presentaba su propuesta, está formalmente legitimado por la Constitución para instar su reforma, según prevén expresamente los artículos 166 y 87.2 de laConstitución.
A estos razonamientos jurídicos en pro de la constitucionalidad del plan añadía yo una motivación política para su toma en consideración: se trata de un proyecto de propuesta de un Gobierno sin mayoría absoluta en la Cámara vasca. Debátase como tal propuesta y procuremos consensuar un resultado final, satisfactorio para todos. ¿No elogiamos tanto el consenso constituyente al clebrar su 25º aniversario?Han trascurrido 14 meses desde entonces. Catorce meses invertidos en rechazar cualquier discusión sobre la propuesta con argumentos que solamente el humorista Máximo -a mi entender, el más agudo de los analistas políticos- ha podido sintetizar: la propuesta de Ibarretxe no es políticamente discutible por razones jurídicas, ni jurídicamente discutible por razones políticas. Así, no hay que detenerse en explicar ni unas ni otras.
El resultado ha sido que el lehendakari tan sólo ha discutido su plan con fuerzas nacionalistas más radicales que las que su propio partido representa. No es, pues, de extrañar que la versión articulada del plan Ibarretxe sea mucho más difícil de encajar en el marco constitucional que las líneas generales hechas públicas hace algo más de un año, tanto en el fondo como en la forma
de lo que se propone. El aislamiento ha generado radicalización, como la negociación genera moderación. Pero contribuir a radicalizar a unas fuerzas políticas con las que, gusten o no, hay que contar indiscutiblemente en el País Vasco, dado su arraigo social y apoyo electoral, es, a todas luces, una insensatez. Es claro que, si el objetivo de quienes dicen -y es de suponer que quieran defender el orden constitucional y la integridad española es provocar una crisis(de la que dudo cuál de los dos objetivos a defender resultaría más dañado), la estrategia seguida es la más adecuada. Lo que es una propuesta se trata como un hecho consumado. Cualquier aclaración de intenciones se rechaza como infiable. El diálogo se sustituye por la descalificación unilateral. Y la
negociación sobre el plan se condiciona a la retirada del plan. ¿Alguien recuerda una negociación exitosa que se haya sometido a la previa condiciónde la plena abdicación de uno de los negociadores? Ahora bien, la consecuencia es que el Parlamento vasco o, dentro de unos meses, el electorado vasco se encuentren con la sola opción del plan Ibarretxe, ni negociado ni enmendado, y nadie que haya atendido al resultado de las últimas elecciones autonómicas, locales y forales debiera dudar de cuál va a ser el veredicto democrático del enfrentamiento en tales condiciones. ¿Puede alguien creer que eso es lo que conviene a la mejor integración española? ¿Cabe considerar que las siempre recordadas desde Madrid medidas de fuerza (artículo 155 CE) son las más adecuadas para compensar el veredicto de las urnas sin afectar seriamente el orden constitucional? La experiencia muestra hasta la saciedad que una de las vías más eficaces para herir de muerte una Constitución es tratar de "salvarla" quebrantándola, esto es, suspendiendo aquellas de sus prescripciones cuyo funcionamiento no se sabe controlar de otra manera. Los entusiastas de la crisis, sépanlo o no -y yo apostaría que muchos no, pero algunos sí- repiten las argumentaciones y las categorías de aquel genial y nefasto enterrador de la democracia de Weimar que fue Carl Schmitt. No es menos claro que todavía es posible otra opción. La que probablemente contaría con el apoyo mayoritario de los vascos con independencia de sus simpatías partidistas: la vía de la negociación para adecuar el plan a lo que la Constitución hace posible, partiendo de la integridad del Estado que el plan reiteradamente proclama: una identificación de Euskadi más satisfactoria mediante el hábil manejo de los símbolos; un desarrollo más generoso de la propia Constitución; unas transferencias más amplias (sobre la base del artículo 150.2); unas garantías recíprocas más estables. La opción que debería saberse tomado nada más lanzarse el plan Ibarretxe, pero que aún es tiempo de emprender, utilizando para ello unos trámites parlamentarios cuanto más dilatados y flexibles, mejor, como los que el propio lehendakari ha propuesto. Si, en una negociación leal y constructiva, fuera el nacionalismo vasco el que se mostrase cerrado a cualquier entendimiento que no pasase por sus inamovibles posiciones, sería el plan Ibarretxe el que quedaría descalificado ante la opinión pública vasca. Por el contrario, su rechazo frontal no legitima a sus adversarios.Se ha dicho que ello equivaldría a cocer a fuego lento los proyectos nacionalistas; pero, si así fuera, nadie dudará que la diferencia entre lo crudo y lo cocido es la que media entre la mera confrontación de fuerzas que a nadie,ni a españolistas ni a nacionalistas ni a Euskadi ni a España, conviene, y esoque llamamos cultura, a la que pertenece la obra de arte consistente en la negociación política y la instrumentación jurídica. ¿Quienes invocan todos los días el Estado de derecho no deberían preferir, a las crudezas del radicalismo,esta civilizada cocción? Pero, en vez de marchar por ese camino, apoyar, a través de una larga, apretada y constructiva negociación parlamentaria, los aspectos más moderados del plan y corregir sus aristas, se trata de yugular su propio debate residenciando la iniciativa ante el Tribunal Constitucional. No me toca prever la decisión de tan alto órgano del Estado. Si decidiese, como parece lógico, que una iniciativa no es un acto controlable como, en su caso, podría serlo la
decisión del Parlamento, se habría quemado inútilmente una baza sin otra consecuencia que erosionar al Tribunal y agriar aún más las relaciones institucionales con el Gobierno legítimo de Euskadi. Si, por el contrario, la decisión del Tribunal atendiese las pretensiones del Gobierno recurrente, me temo que la erosión y la acritud resultarían aún mayores, pero las consecuencias más graves serían las siguientes: - Por una parte, el plan Ibarretxe, sin duda radicalizado, constituiría la piedra angular del programa nacionalista en las próximas elecciones autonómicas.
¿Qué hacer si obtiene un apoyo mayoritario de los electores? ¿Se puede negar el veredicto democrático en Euskadi y mantener la normalidad democrática en el resto de España? - Por otro lado, se estarían poniendo las bases jurídicas para yugular cualquier iniciativa de la oposición (de cualquier oposición) que se prefiriera no debatir, recurriéndola, apenas formulada, ante un Tribunal hipotéticamente afecto a la mayoría gobernante (de cualquier mayoría). Una siniestra receta para cocernos a todos o, mejor, para comernos a todos crudos.El País13/11/2003

Cebrian, Sogecable y el fútbol, al lado de la prensa en una crisis ya predecida y de difícil solvencia.

Cuándo el Tribunal de Defensa de la Competencia y el Tribunal de cuentas va a comenzar una investigación para comprobar las subvenciones a la prensa, subvenciones millonarias y la publicidad encubierta, ¿cuándo llegaremos a ser un país serio y no un país subvencionado?. Esto se producirá cuando los responsables políticos estén en la cosa pública con decencia y para apoyar al conjunto del país para llegar a ser lo que España se merece ser: Un país lider, para eso nuestros políticos deben de llegar a acuerdos serios y especialmente en asuntos claves como el educativo y el nacional de España-
Un artículo de la situación de nuestra prensa, prensa al servicio de los partidos políticos:
Roures remata a Sogecable en la guerra del fútbol dando seis partidos en abierto
04.04.09 09:46. Archivado en fotoperiodismo


(PD).- Otra jornada marcada por la «guerra entre las televisiones». La Liga deja de ser una de las cartas de presentación de Digital +. La plataforma de pago de Prisa, inmersa en un ya dilatado proceso de venta, pierde por goteo su principal activo: el fútbol. Este fin de semana sólo podrá ofrecer cuatro partidos de los 10 que se disputan. La Sexta emitirá los otros ¡seis! Sí, una jornada con seis partidos en abierto. Un hecho sin precedentes en España.
Por primera vez, habrá más partidos en abierto que en PPV. La Sexta retransmitirá seis encuentros. Hoy ofrecerá a las 20.00 horas el Valladolid-Barcelona y hará conexiones con el Recreativo-Sevilla (que se emitirá íntegramente en Hogar 10, el segundo canal de La Sexta en la TDT) y el Athletic-Mallorca. El día se cerrará a las 22.00 horas con el Málaga-Real Madrid. Mañana, dos nuevas citas: Espanyol-Deportivo (17.00 horas) y Valencia-Getafe (19.00 horas).
"La gente se harta", decía Roures ayer en El Tirachinas de Abellán. Se refería al colectivo de clubes conocido como el G-30 que ha decidido romper su relación contractual con AVS y echarse en brazos de Mediapro desde esta temporada. Para ello, el G-30 alega incumplimiento de contrato por parte de la filial de Sogecable. En concreto, se quejan de impagos que podrían ascender a más de 30 millones de euros. Al Barça podría adeudarle otros 25 millones. Consecuencia: este fin de semana no permitirán el acceso de sus cámaras a los campos.
¿Dónde se verá la Liga la próxima temporada? Roures apuesta porque el Gobierno ZP haga los deberes para que algunos partidos se puedan ver en abierto por laSexta y otros por el ojito derecho del Citizen catalán: GolTV, por PPV. "El feudalismo se acabó y nadie tiene derecho de pernada. Los contratos están para cumplirse". Así machacaba un victorioso Roures a Cebrián por la COPE.
¿Victoria pírrica?
La batalla del fútbol parece haberla ganado a un coste altísimo y el problema surge ahora cuando a punto de hacerse efectivos la inmensa mayoría de los derechos de los equipos, hay que empezar a rentabilizar a marchas forzadas la inversión. De momento, -como recuerda un análisis en COPE- en 2007 las pérdidas de la nueva cadena de Roures fueron de 117 millones de euros. La situación es casi desesperada y el empresario catalán necesita vender. No parece que ni Antena3, ni Telecinco, ni Cuatro, tengan sin embargo, la más mínima necesidad de correr en este aspecto, a pesar de todos los rumores que se han ido produciendo en los últimos días.
Con unas deudas que superan los 2.500 millones de euros, el futuro de la cadena "amiga" de Zapatero no parece tener un futuro muy despejado. Las venta de la televisión se antoja la única salida para Jaume Roures.
Prisa, con la soga la cuello
La venta de Digital+ resultaba crucial para conseguir liquidez a corto plazo. De ahí que en septiembre iniciaran un proceso en el que esperaban obtener casi 4.000 millones. Sin embargo, los únicos interesados, Vivendi y Telefónica, fijaron como techo los 2.000 millones, ya que también tendrían que afrontar una deuda estimada entre 700 y 800 millones. El martes, Prisa aplazaba in extremis el pago de un crédito puente de 1.950 millones solicitado para financiar la OPA sobre Sogecable

Apadrina un enchufado, campaña en el País Vasco, campaña que se está extendiendo, Apadrina un enchufado profesional de la política-

Todos lo sabemos, nuestros políticos son de la peor, no me refiero a su sueldo y sus prebendas vergonzantes, sino, a su alto nivel de ineficiencia y de ineficacia; existe crisis, y crisis muy especial en nuestro país, pero , existe un gobierno incapaz de aprovechar ésta --las crisis suelen ser una oportunidad para aprender y mejorar--, para llevar a cabo reformas estructurales que nos permitan sentar las bases y estar en el futuro entre los mejores, esta pasividad y pésima gestión nos aboca a la ruina total, a ser un país de tercera; los ciudadanos no podemos consentir un gobierno como el actual y los Socialistas honrados deben comenzar a levantar la voz y a ponerse de pie, para que no supongan la verguenza de un partido PSOE con una gran historia y que lo recuerden como el partido que nos llevó al fracaso presente y futuro.
CAMPAÑA APADRINA UN ENCHUFADO.
España sigue igual, apadrina un político, apadrina un profesional y vividor de la política sea de la comunidad autónoma que sea, hablen el idioma que hablen, todos entienden de no pegar golpe y hablan el mismo idioma: EURO, EURO. COCHE OFICIAL, SEGURIDAD SOCIAL PRIVADA, ETC
En marcha la campaña 'Apadrina a un enchufado del PNV'
10.03.09 10:54. Archivado en Bromas, Nacionalismo


Hay que salvar a cientos de enchufados abertzales de la marginación. ¿Quieres apadrinar a Madrazo?
Ante el cambio político en el Gobierno vasco, la ONG Gin-tonics sin Fronteras presenta la campañaAPADRINA A UN ENCHUFADO DEL PNV
Un inesperado golpe institucional amenaza con dejar a cientos de altos cargos del PNV y sus muletas en la marginación, sin coche oficial, sin despacho y sin VISA.
¿Qué será de José María Setién?, ¿de Javi Madrazo?, ¿de Joseba Azkarraga?, ¿del propio Ibarretxe? ¡¡Hemos de ayudarles!! Después de más de 20 años engordando michelines no están acostumbrados al ejercicio físico ni al frío ni a la humillación de los refugiados. ¡No pretenderás que aguanten varias horas en una cola en el INEM!
¿Os imagináis a Setién como capellán en un convento de monjas en Palencia? ¿O a Madrazo teniendo que ponerse corbata para trabajar en un banco? Algunos de ellos volverán a pisar las aceras solos, sin estar rodeados de asesores ni pelotas, y tendrán que pasar junto a edificios con banderas españolas. ¿Comprendes su sufrimiento? ¡Ponte en su lugar!
APADRINA A UN ENCHUFADO DEL PNV. Aunque seas maketo. A él no le importará.
Deposita tu donativo en las huchas dispuestas en los batzokis o en la Sabin Etxea. (Hay batzokis en varios puntos de España, como Madrid y Benidorm.)
¡Une tu nombre al de otros amigos de los vascos, como Miguelito Herrero de Miñón, Francesco Cossiga, y María Antonia Iglesias!
A los colaboradores la ONG Gin-tonics sin Fronteras les agradecerá su solidaridad con un calendario de emakumes o de morroskos del PNV, a elegir. Y a los niños les obsequiará con el cuento El Señor de las Boinas.
CODA: Según El Periódico de Cataluña, Francisco López Álvarez quiere que su compi Rodolfo Ares sea consejero de Interior.O sea, quienes se reunieron con Otegui y otros etarras, van a ser el representante del Estado y el jefe de la Policía.He aquí un ejemplo de mal menor.
CODA 2ª: El PNV anuncia su venganza: Hacia el final de la Era Zapatero