1 feb. 2008

La historia de un ser humano...Hasta el criminal sueña con un mundo sin crímenes.

Marek Halter, director del instituto Sajarov y mediador en Oriente Medio, fundó SOS Racismo
"Hasta el criminal sueña con un mundo sin crímenes"
LLUÍS AMIGUET - 01/02/2008 LA VANGUARDIA

Nací en 1936 y me enfrenté al nazismo, al estalinismo, a Videla y me opondré a cualquiera que por su ambición aplaste los derechos del hombre. Una persona sola, un solo grito, sí puede cambiar las cosas. Soy pintor y he escrito 21 libros (Los jázaros, El mesías, ... Ed. Edhasa)

Mi primer recuerdo es la muerte de un caballo. Se rompió una pata cuando tiraba del carro frente a mi casa en el gueto de Varsovia. Pobre bestia. Al ver que aquel rucio famélico se derrumbaba, empezaron a aparecer vecinos que salían a la carrera de todos los portales portando cuchillos, tijeras, palanganas y cubos... ¡. ..! ... Y empezaron a despedazarlo vivo. Aún oigo los chillidos de los niños peleándose por los trozos de carne sangrante; oigo los estertores de agonía del caballo y los gritos del amo y puedo oler sus tripas abiertas. Difícil de olvidar. Mi padre era impresor y un amigo católico de su sindicato nos ayudó a huir del gueto. ¿Adónde escaparon? A la parte polaca ocupada por los soviéticos. De allí huimos a Moscú y después nos enviaron a Kazajstán. ¡Cuánta hambre pasamos! Mis padres enfermaron de difteria. Mi hermanita murió... De hambre. Lo siento. ... Y yo robaba arroz para sobrevivir. Era ladronzuelo. Luego empecé a contar historias para que me dieran algo de comer a cambio. Contaba Los tres mosqueteros...Acabó la guerra y, a todos los granujillas como yo, los comunistas nos apuntaron a los pioneros. Era un cambio. ... ¡Hasta los criminales sueñan con un mundo sin crímenes! Esa es nuestra fuerza, el sueño de un futuro mejor es la última razón de la existencia humana. Como niño pionero, me enviaron con la delegación de Kazajstán a conocer al padrecito Stalin. ¿Qué le dijo? Le entregué un ramo de flores y él me acarició la cabeza y me dijo: "¡Buen chico!"... ¡Buen chico! Kostine ha metido esa foto mía con Stalin en su película de mi vida. ¿Qué hizo tras la guerra? En 1946, los soviéticos nos dejaron volver a Polonia, pero ya no me quedaba nadie allí: los judíos habíamos sido exterminados. Mi padre puso entonces un anuncio en varios periódicos buscando a nuestros familiares. ¿Funcionó? Hoy, como salgo en la tele, me salen primos por todas partes, pero entonces sólo contestaron al anuncio una rama de mi familia francesa y una tía que había emigrado a Argentina. Nos fuimos a París, y allí empecé a trabajar con Marcel Marceau. ¿El mimo? Sí. El mimo me enseñó a hablar francés y yo empecé a pintar y estudié Bellas Artes. Luego, poco a poco, crecí, estudié y en aquel París entré también en contacto con Sartre, Gainsbourg, Jean Daniel, y con ellos y con mis amigos argentinos, Borges, Sabato, Cortázar, montamos el primer comité por el diálogo y la paz en Oriente Medio en 1967. Ha llovido mucho o demasiado poco desde entonces. Yo ya hablaba de los dos estados para la zona que hoy aceptan casi todos. Lo que defendíamos sigue siendo válido: en una guerra, o matas o te matan, o dialogas con el que tienes enfrente... ¿Qué es mejor? No hay más camino que hablar hasta el acuerdo justo. ¿Con quién habló usted? Con Arafat - fue mi amigo-, con Naser... Y hoy sigo creyendo posible una paz justa. ¿Siempre ha sido usted de izquierdas?
Siempre he creído que un hombre, el grito de un solo hombre, puede hacerse oír cuando su causa es justa, y no hay causa más justa que la Declaración de los Derechos del Hombre. Ni más justa ni más universal. Eso les dije a los dictadores argentinos cuando me acusaron de apátrida: mi patria son esos derechos de todos que ellos aplastaron. Mi prima argentina fue secuestrada y torturada por la Junta de Videla y mi pobre sobrinito de seis meses quedó huérfano... ¿Fue usted a ayudarles a Argentina? Ya había sido expulsado en una ocasión por Perón, por subversivo. Era allí un enemigo público. Cuando la Junta hizo desaparecer a mi prima, monté un boicot internacional contra el Mundial de fútbol de Argentina... Campeonar le fue de perlas a la Junta.
No logramos boicotearlo del todo, pero el mundo se enteró de que la Junta Militar torturaba y asesinaba a sus adversarios. El propio general Videla, furioso, me dedicó una intervención parlamentaria. ¿Dónde andarán quienes le aplaudían?
Mi venganza fue asomarme con Raúl Alfonsín - que me invitó a la celebración- al balcón de la Casa Rosada la noche misma en que volvió la libertad a Argentina. No ha dejado usted causa por pelear. Todas son la misma: los derechos de las personas. Cuando el aplastamiento de la primavera de Praga, con ocho intelectuales rusos desplegamos una pancarta en la plaza Roja diez minutos antes de que el KGB nos detuviera: ellos fueron deportados al gulag y yo fui expulsado a Francia, pero seguimos plantando cara al totalitarismo soviético. ¿No le tentó Sarkozy con un carguito?
¿Como a mis amigos Kouchner o Fadela? ¿Por qué no? En una democracia, cada uno debe hacer su papel: curas y rabinos deben estar en sus templos; los políticos, en sus poltronas, y los intelectuales, frente a los políticos... Marcándoles de cerca cada paso... ¡Y he dicho frente,no al lado!
viernes, 01 de febrero de 2008

La Contra página nº 76

"Hasta el criminal sueña conunmundosin crímenes"
Marek, torrente vital

Después de escuchar la biografía torrencial, fecunda y generosa de Marek - del gueto a los palacios presidenciales- y de haber conocido con él a Stalin, Sajarov, Videla, Naser, Arafat, Sartre, Alfonsín..., mi existencia me parece de pronto como de funcionario del catastro. Menos mal que, con su sonrisa burlona y su lucidez, Marek también nos revela que el principio y final de este juego de la vida es igual para todos. Por el camino, amigos, nuestra raison d´être consiste en oponernos sin miedo a quienes creyéndose mejores aplastan los derechos de los demás, sea en Varsovia, Argentina, Palestina o a la vuelta de la esquina... ¡Y ya no me queda espacio para explicarles sus formidables películas!
Toni Perulles i Rull, 1-02-2008. Seleccionado para la Educación Superior de la Facultad de Educación. UNED

La clave de un histórico del periodismo.


Polvo somos
Lo peor no es que elijan al menos malo, sino que sus votos no se puedan traducir en escaños parlamentarios vacíos

Última actualización 31/01/2008@17:34:12 GMT+1

Salvo a sus respectivos grupos de entusiastas y prácticamente militantes, los candidatos para las próximas elecciones generales deben resignarse a ser elegidos, si lo son, como los menos malos posibles. Los que deciden por quién seremos gobernados —el porcentaje de votantes, pequeño o grande, que inclinará el fiel de la balanza— no por casualidad están indecisos.
Es la guerra del baratillo, de la desconfianza, de la charlatanería: “Además del peine y del cepillo de dientes que te vendo por dos miserables patacones, te regalo una entrada para el mercadillo de las baratijas y, por si fuera poco, un crecepelo probado y debidamente contrastado por los científicos de la familia.... de toda nuestra confianza”. Eso es lo que provoca no sólo desconfianza, sino también decepción, cabreo. Lo peor es no que elijan al menos malo, sino que sus votos no se puedan traducir en escaños parlamentarios vacíos y, por lo tanto, verdaderamente baratos. Entonces sí sabrían los elegibles lo que de verdad vale un peine... en el mercado que los franceses llaman de las pulgas. Pero ¡quiá!, ¡no caerá esa breva! Ese gambito reglamentario no piensan jugarlo.
Fuera por casualidad o no, el actual Gobierno se benefició de la tragedia de la masacre de los trenes de cercanías, y se ha pasado la legislatura, erre que erre, diciendo a los peperos que “ahí les duele”. Fuera por creencia en las armas de destrucción masiva o por mimetismo petulante con el Imperio, la oposición actual ya debería saber lo que les ha costado aquella toma de posición, pero sólo se bajan del burro, si se bajan, con la boca pequeña y como mirando para otra parte mientras silban. El disparate del Pacto del Tinell, excluyendo para siempre de la democracia a los demócratas que no fueran de los suyos, salvo que sean separatistas, fue una salvajada antidemocrática, de difícil olvido cuando se arguye que los otros no pactan nada, por ejemplo a propósito de quién rompió el consenso antiterrorista. Pretender que sólo fue una cuestión de desconfianza el ensañamiento en principio frívolo —tuviera quien tuviera sólo más razón— para quemar en la hoguera al doctor Montes sigue siendo un error después de que la Justicia se haya pronunciado. No buscar unos y otros un encuentro a propósito de la enseñanza, de la igualdad o del aborto es una cerrazón mutua.... ¿Cómo pretender, entonces, que los decepcionados que decidirán en la balanza electoral (hoy contamos que pueden sumar hasta dos millones de votantes) los tomen en serio?
Resulta estratégicamente contradictorio, o por lo menos paradójico, el empecinamiento de unos y otros en aferrarse a sus muchas obsesiones, cuando menos discutibles, mientras que están dispuestos a comprar por poco más que un plato de lentejas —casi nunca mejor dicho— la primogenitura. Hay quien todavía no se ha dado cuenta: ellos también son de barro. ¡Y cómo!
¡Y cuánto!
Publicado en la Clave Revista.

El paisaje de la pobreza, en nuestras calles.



La pobreza y la exclusión en cualquier calle y cualquier dia, es la realidad de España y la de Europa, crecen a pasos muy grandes la desigualdad, marginación y exclusión social, estamos de lleno ante la sociedad de los dos tercios.

El concello de Vigo, dice que hay posibilidades para que la UNED esté en Vigo.

Todavía no me lo puedo creer, y a pesar de todos los esfuerzos que estamos haciendo, tampoco me creo esta noticia, lo único que tengo claro es que los esfuerzos de la delegación de Alumnos no van a parar hasta que se consiga hacer justicia con los estudiantes de la UNED de Vigo, -- casi tres mil--y no nos importa tampoco que los laureles se los lleve el Sr. Alcalde, como vemos pretende, en menosprecio de la Delegación de Alumnos que hemos sido los que iniciamos y pedimos a la Alcaldía por escrito un centro para Vigo.
Sigo con la noticia publicada en Faro de Vigo.

La UNED abrirá dependencias en Vigo y el Concello ofrece un edificio del Casco Vello


Los alumnos vigueses se ven obligados ahora a desplazarse al centro asociado de Pontevedra. / rafa vázquez
MULTIMEDIA
Fotos de la noticia
J. PASTORIZA / VIGO La vieja demanda de los más de 3.000 alumnos vigueses matriculados en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de contar con instalaciones propias en la ciudad tiene serias opciones de cumplirse. Lo que está por ver es en qué medida, y si se van a evitar todos los desplazamientos obligatorios a Pontevedra, donde se encuentra el centro asociado de la institución académica. Sus responsables tienen planes para abrir dependencias en la ciudad, y el Concello les ha planteado una propuesta ambiciosa: ceder dos plantas de un edificio en el Casco Vello, cerca de la Porta do Sol, para ubicar como mínimo aulas y oficinas de consulta y atención a alumnos.La iniciativa surgió del gobierno municipal, pero los representantes de la UNED confirmaron su intención de instalarse en Vigo. No obstante, se muestran cautos y aseguran que "hay que concretar la fórmula", según explicó el recién nombrado director de la zona noroeste, José Luis Prieto, que se reunió con el alcalde semanas atrás en calidad de vicerrector. "Tenemos que buscar proyectos inteligentes y creativos", agregó.Los alumnos vigueses suman más de dos tercios de los 4.000 matriculados en el centro de Pontevedra, que dispone de un edificio de 7.000 m2. El representante de la institución académica apunta que la solución a la reivindicación olívica debe pasar por mantener el recinto pontevedrés sin mermar su rendimiento. "Hay que plantear soluciones imaginativas, porque sabemos que Vigo necesita dependencias", añadió.La situación actual es totalmente anómala, ya que no existe ninguna dependencia de la UNED en Vigo. Incluso Lalín está por delante en servicios al contar con un aula, inaugurada este mismo año, dedicada a cursos de acceso a la Universidad para mayores de 25 años.InmuebleEl proyecto de Abel Caballero va más allá y, en último caso, permitiría a los alumnos realizar su formación sin desplazarse a Pontevedra, con tutorías y exámenes en Vigo incluidos. Fuentes consultadas apuntan que el edificio elegido, situado en el entorno de la Plaza de la Constitución, está recién restaurado, lo que permitiría iniciar las clases, formalizar matrículas y atender al alumnado en poco tiempo si hay acuerdo.El gobierno tampoco renuncia a la instalación de un centro propio. Esto requeriría de un acuerdo con otras instituciones, ya que funcionan a través de un consorcio con patronos. En Pontevedra están Diputación, Concello, Xunta y Caixanova, con la colaboración de la Fundación Barrié.