5 feb. 2009

Coaching gratis para políticos

Prestación de Servicios de Coaching.
Un servicio gratis para los políticos profesionales, aprovechen la oferta, formación gratis.

Nuestro servicio de Coaching se especializa en Coaching ejecutivo- profesional y puede ser presencial o telefónico, coaching individual o coaching grupal, siempre dependiendo de las necesidades que se precisen.
Desarrollamos un modelo de coaching individual de 4 ó 5 sesiones presenciales o telefónicas al mes, de una duración aproximada de 45 minutos. Podemos empezar con una sesión informativa y sin ningún tipo de compromiso por tu parte. En ella, podremos concretar lo que deseas lograr, en qué situación profesional te encuentras ahora mismo, y de este modo diseñar el mejor proceso de Coaching planteados para el logro de tus metas.
Nuestra intención dentro del proceso de Coaching completo incluye un total de 15 sesiones: 09 sesiones con una periodicidad preferentemente semanal y las 6 sesiones restantes con una periodicidad quincenal. El proyecto podrá desarrollarse en el plazo de unos 4 a 5 meses, con flexibilidad, según la necesidad del directivo/ profesional/ empresario o bien de su organización no lucrativa, o empresarial.
Para más información ver Coaching , Coaching Ejecutivo.

Servicios de Formación
El programa formativo de Coaching se compone de varios cursos, conferencias y talleres con relación a los siguientes :
Coaching
Inteligencia emocional
Conducción de reuniones
Coaching para mujeres profesionales
Resolución de conflictos
Autoestima y asertividad
Toma de decisiones
Optimismo y pensamiento positivo
Gestión del cambio
Gestión del tiempo
Aprender a escuchar
Liderazgo.
Gestión de equipos

El sueldo de los funcionarios y de los pseudofuncionarios o sindicalistas.

España vive una serie de problemas que para nada pueden ser considerados como algo coyuntural, estamos ante una crisis de modelo o estructural, en todos los niveles de la administración; hubo cambios muy importantes en el mundo con la globalización y España siempre se puso de espaldas a la realidad, un capítulo aparte merece la función pública, que no funciona y es endogámica, es el ciudadano el que está a servir y no el funcionario a servirle, a pesar de ser el ciudadano el cliente y que paga, y al lado de esto, incluso más grave el mantenimiento de los sindicatos, pseudo funcionarios que pagamos todos estemos sindicados o no, para que vivan mejor que los funcionarios titulares sin prestar servicio alguno a la ciudadanía, vuelvo a lo de siempre hace falta una cambio radical de modelo, que cambie el paradigma y que ponga en el centro al ciudadano cliente dentro del pensamiento sistémico. Muy complicado para el la mediocridad de Gobierno que padecemos.
El debate está abierto: ¿Habría que bajar el sueldo a los funcionarios para combatir el déficit público que ha generado la crisis? El Gobierno irlandés ya ha dado el primer paso: ha anunciado que reducirá el sueldo de los funcionarios un 7,5% en 2009, como parte del plan de austeridad puesto en marcha para reducir el déficit presupuestario en 2.000 millones de euros.

Una medida que en España el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ni siquiera ha contemplado, pese a que en nuestro país los funcionarios suponen casi un tercio del gasto público. Todo lo contrario, el Gobierno ha decidido nadar a contra corriente de la tendencia que se está instalando en el resto de países -en EEUU, el Presidente Barack Obama ya ha anunciado la congelación del sueldo de los altos cargos públicos para combatir la crisis- y subirá el salario a los trabajadores de la administración algo más de un 3% (incluyendo complementos de destino y planes de pensiones).

Los Presupuestos Generales del Estado para 2009 contemplan unos gastos de personal de 26.847,76 millones de euros, de los cuales 12.817,04 corresponden a los funcionarios, 84,56 millones a altos cargos y 1.086,7 millones al personal laboral, entre otros. Por otra parte, el salario de los funcionarios depende de su categoría, puesto y antigüedad. Por ejemplo, un licenciado del Grupo A (el más alto) puede ganar, considerando la suma del sueldo y el complemento de destino (y sin tener en cuenta los trienios: suplemento que se les suma cada tres años y que oscila entre 157 y 523 euros brutos anuales), entre 22.186,26 y 27.852,30 euros brutos anuales. Mientras que un funcionario del grupo C2 (categoría más baja), gana como mínimo unos 10.160 euros brutos al año.

Ante esta situación, ya se han levantado algunas voces que cuestionan la oportunidad de la medida, teniendo en cuenta los malos datos macroeconómicos del país y el fuerte incremento del empleo (el martes se conoció el dato de que el número de parados registrados superó en enero la cota de los 3,3 millones). Sin embargo, este aumento responde a una promesa que hizo Zapatero hace cuatro años a los sindicatos con la que se pretendía compensar la pérdida de poder adquisitivo del sector como consecuencia de las congelaciones salariales llevadas a cabo por el Gobierno de José María Aznar.

Sobre la conveniencia de reducir el sueldo a los funcionarios, la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, destacó el pasado mes de octubre que en momentos de crisis económica como el actual, ella prefiere reducir el número de altos cargos del Gobierno que bajar el salario a los trabajadores públicos, ya que la actual es la Administración con mayor número de altos cargos de la historia y apostó por “recortar el gasto corriente” y la inversión en publicidad.
Irlanda, primer país de los 16 en tener calificación negativa

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar... Y es que la decisión de Irlanda de recortar el sueldo a los funcionarios responde a un déficit público que triplica el límite del 3% establecido por el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea. El primer ministro, Brian Cowen ha anunciado un Paquete de Austeridad para reducir en seis puntos porcentuales este déficit y la primera medida que ha presentado es la rebaja del sueldo de los funcionarios, una decisión que Cowen describe como “comienzo creíble”, pero que seguramente levantará cierta polémica.

De hecho, el pasado mes de octubre, la presidenta irlandesa, Mary McAleese, fue la primera que dio el paso con el fin de dar ejemplo y redujo su sueldo en un 10%. McAleese ganaba 325.000 euros anuales. Y esto es sólo el principio.

El Ejecutivo quiere conseguir un ahorro de 4.000 millones de euros en 2010 y en 2011, de 3.500 millones en 2012 y de 3.000 millones en 2013. Así que el plan de Cowen contempla otras medidas, como que los aproximadamente 350.000 funcionarios hagan aportaciones propias para sus pensiones, que se deducirían de sus salarios o modificar las ayudas por hijos para ahorrarse hasta 75 millones y recortar las ayudas al desarrollo en el extranjero en 95 millones.

Irlanda se convirtió la semana pasada en el primer país de los dieciséis de la eurozona al que la agencia Moody´s recortó la calificación crediticia a negativa. El deterioro de las finanzas públicas se debe, tal y como señala el Financial Times, a la caída de los ingresos a través de impuestos por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Una situación muy parecida a la de España, que vió el pasado mes de enero como S&P le rebajaba el rating a "AA+", con un déficit fiscal que ha alcanzado el 3,4% y un exterior que ha crecido hasta el 8-9%. Además, la recuperación del país será más lenta como consecuencia del hundimiento del ladrillo y la dificultad de reconversión del modelo de negocio. Según el Fondo Monetario Internacional, el PIB caerá el 1,7% en 2009 y el 0,1% el año siguiente, con lo que España no comenzará a levantar cabeza hasta 2011. El confidencial