4 may. 2012


No puedo entender las quejas a estas alturas de las circunstancias, se recoge lo que se siembra, permitimos el fondo de reptiles y les dimos prestigio, permitimos el sectarismo  y la parcialidad y las ruedas de prensa dirigidas sin preguntas a las que sin verguenza y con un pasmo sin igual asistimos. la destrucción de la profesión , la falta de competitividad en el mercado es un acto propiciado por los propios profesionales, en ningún colectivo ha sucedido lo que sucede en los medios de comunicación españoles.

 Me recuerda sin duda la operación columna donde destacadamente se espió y persiguió a los compañeros decentes Y NO SÓLO A LOS GUARDIAS CIVILES DEMOCRÁTICOS.


Ahora hay que llorar como mujeres y como cobardes lo que no habéis sabido defender como hombres. Los derechos Humanos no se mendigan se exigen.


MANIFESTO DO CPXG NO DÍA DA LIBERDADE DE PRENSA

Cando vivir significa tomar partido

Nunca imaxinei que chegaría un día en que os xornalistas tivesemos que tomar partido, dar un paso adiante e significarnos para salvar a profesión da deterioración á que está sometida nos últimos anos.
A maioría de nós non temos esa vocación, pero resistímonos a ser vítimas da apatía, da indiferenza. As circunstancias obrígannos. O xornalismo encamíñase cara á súa autodestrución e chegou o momento de reaccionar antes de que o último de nós asine a carta de defunción, apague a luz e peche a porta.

Nos últimos catro anos perdéronse máis de 6.000 empregos na profesión, pecháronse 52 medios de comunicación e abríronse 23 Expedientes de Regulación de Emprego (ERE), segundo os datos da Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). Cada ano licéncianse 3.000 xornalistas. Só 500 conseguen traballar. Cada día que pasa destrúense 15 postos de traballo nos medios de comunicación. Tapamos a hemorraxia coas nosas mans, coñecedores de que pouco podemos facer ante a avalancha de malas novas que está por vir. Somos os principias prexudicados polo peche de empresas, polos despedimentos masivos, pola precarización das condicións laborais e salariais e pola perda alarmante de recursos para desenvolver o noso traballo, sen obviar que moitos dos responsables destas decisións son tamén xornalistas. Vítimas e verdugos.

Estou convencido de que ningún compañeiro se fixo xornalista para participar do actual estado da profesión. Eu, polo menos, non. Case todos temos unha idea do oficio que se dá de bruces contra a realidade e fainos caer vítimas da desilusión e a desmotivación, a perdición dunha carreira. A crise, que moitos usan como escusa, debilita o noso dereito a exercer a profesión con dignidade e arruína o dereito dos cidadáns a unha información veraz, plural e rigorosa.

Por todo isto, e porque é o momento perfecto para que os lobos salten sobre as súas presas e consigan sometelas e volvelas dóciles e submisas, chegou o tempo de significarse e dar a cara por unha profesión que tanto nos ofrece e que tan necesaria é.

Por un xornalismo forte e orgulloso de seu que sirva de freo ao control que exercen os poderes político e económico e que fiscalice con rigor as actuacións dun e doutro.

Por un xornalismo responsable que non consinta roldas de prensa sen preguntas.

Por un xornalismo de calidade que non abuse nin de bolseiros sen salario, ou contratados por un soldo indigno, nin de compañeiros con pouca experiencia. Que sexan xornalistas quen organicen as redaccións, non as xerencias nin os departamentos de recursos humanos das empresas, que descoñecen as verdadeiras necesidades profesionais.

Por un xornalismo, en definitiva, que non se vexa obrigado a saír á rúa cada 3 de maio para espantar as pantasmas.

Din que sen xornalistas non hai xornalismo. E engaden que sen xornalismo, non hai democracia. Eu matizo. A democracia está a salvo, pero, invocando a Gramsci, se non reaccionamos, será unha democracia de cidadáns (xornalistas) indiferentes, que abdican de tomar partido, de significarse. De vivir.

Cuatro leyes de la espiritualidad


Cuatro leyes de la espiritualidad

La angustia y el temor que producen tener que enfrentarse a ciertas realidades desagradables, hace que los hombres comparen la vida con un juego de azar.

En la India se enseñan las "Cuatro Leyes de la Espiritualidad"

  1. "La persona que llega es la persona correcta".
    Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.
  2. "Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido".
    Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: "si hubiera hecho tal cosa... hubiera sucedido tal otra..." No.
    Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.
    Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.
  3. "En cualquier momento que comience es el momento correcto".
    Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.
  4. "Cuando algo termina, termina".
    Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Si este texto llega a nuestras vidas es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!

Subdelegado del Gobierno, silencio silencio , qué hay detrás del desaparecido en Ponteareas.


Hace unos meses desapareció un empresario en Ponteareas, hasta la fecha la opinión pública no sabe la verdad de si ha sido localizado, si está de fiesta o ha aparecido pero no dicen nada ni las circunstancias por las que no se dice nada. 

De haber aparecido y mantenerlo en secreto es que algo huele mal, qué será, como siempre a merced de los patriarcas de turno para disimular algo que ignoramos, pero estamos seguros que la verdad de todo se sabrá en algún momento.

El que quiera entender que entienda. señor subdelegado del gobierno de Pontevedra los ciudadanos tenemos derecho a saber la verdad y saber el trasfondo de todo, nadie está por encima del bien y del mal.