19 feb. 2007

Rudolf Steniner

“ Si te empuja tu amor por el dinero, la fama o la posición, nunca estarás satisfecho porque para estas cosas no hay final”

Rudolf Steniner 1861-1925, Científico, Médico, Pedagogo y Artísta , un hombre muy avanzado en su tiempo: “Arte de Aprender a Aprender y a desaprender a lo largo y a lo Ancho de toda la vida de forma integral y humana”.

Este es un hombre preocupado por la Humanidad, fue un hombre señalado por el creador de uno de los movimientos de desarrollo interior más significativos de nuestro tiempo, la antroposofía.

Nació en el seno de una familia en una localidad situada entre Hungria y Croacia, en 1861. De formación científica más que humanista, unido a la geometría y a la física, tuvo la idea de señalar “ Hay que asir la naturaleza, para lograr un punto de vista que se refiera al espíritu”.

Lee a Kant y se empapa de la Crítica de la razón Pura, y entre las disciplinas que la antroposofía cuida de forma especial se encuentra la medicina, la pedagogía y el arte.

Inauguró el Instituto Clínico de Arlesheim, aunque no era profesional de la medicina aconsejaba a médicos y enfermeras sobre como deberían tratar a cada uno de los enfermos, escribió entre otros, Fundamentos de la terapia en colaboración con la doctora Webman. Por lo que se refiere a la Pedagogía mencionar las escuelas Waldorf , escuelas en la que se trata de desarrollar tanto el potencial anímico-espiritual como el corporal del niño, los profesores de estas escuelas consideran que un alumno ha recibido la educación adecuada para cada etapa de su desarrollo, al final tendrá una mente mucho más fresca y receptiva la las impresiones del mundo exterior y estará más preparado en todos los planos para cumplir las exigencias de esa sociedad, que aquel otro que se ha limitado a superar un programa convencional de estudios.

En resumen, la pedagogía Steineriana de las Escuelas Waldor se basa en una observación directa y profunda del ser humano en su período de evolución.

Como corolario final de las teorías Steinerianas y de la antroposofía en general existen afirmaciones que se han mostrado equivocadas y otras muy difíciles de admitir, pese a todo ello Steiner ha sido un vidente, un visionario y en muchos casos un profeta – que tiene en su haber una larga serie de aciertos - , quizás uno de los más importantes sea su convencimiento de que el hombre es una criatura de la mente y de que , por tanto, su verdadero hogar es un mundo en que se encuentra dentro de si. Luchó contra el materialismo de su época con todas las armas que tuvo a mano y realizó un gran esfuerzo en unir ciencia y espíritu; sus enseñanzas siguen y seguirán vigentes en el próximo milenio para un considerable número de personas - entre los que hay que contar a profesionales de la medicina, la pedagogía, la arquitectura, etc – en todo el mundo.

Por último recordar cuando profesó como preceptor de una acaudalada familia Vienesa siendo el menor de uno de los hijos de esta familia un muchacho que padecía hidrocefalia y con claros síntomas de retraso mental, el cual después de dos años de exclusiva dedicación del maestro Steiner concluyo su doctorado en Medicina con la calificación de Brillante, un milagro pedagógico que ha servido para fijar las pautas de un novedoso sistema de enseñanza.