10 ago. 2012

Desde que Felipe Glez, alias el Rey Sol y su régimen tomaron España, la democracia ha sido secuestrada y la corrupción se generalizó. Fue condenado por el TEDH y no ha cumplido condena cobrando además del erario público. La Operación Columna una muestra de la existencia en Felipe y su régimen del nuevo renacer de Hitler y el nazismo.



Hay que recobrar la dignidad y la democracia secuestrada por la casta política indigna y sus amigos los banquero, todos de guante blanco.

Interligare’ vendió a Interior un sistema de escuchas en las cárceles para que Rubalcaba pudiera oír desde su despacho las conversaciones telefónicas de los reclusos

El ministerio del Interior, con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente, contrató a 'Interligare' la instalación de un software informático que permitiera al ministro escuchar desde su despacho en Madrid cualquier conversación mantenida en cárceles de toda España. Al final, el sistema no llegó a entrar en servicio.

Nombre técnico: ‘Sistema de Investigación y Vigilancia Interno Penitenciario’ (SIVIP). Se trata de un sistema informático para poder escuchar a distancia las conversaciones que reclusos de todo el país mantuvieran con sus interlocutores desde prisión.
Desde El Puerto de Santa María, hasta Nanclares de la Oca, pasando por Soto del Real. El sistema informático permitía registrar los encuentros que mantenían los reclusos en las cabinas telefónicas de las prisiones y los enviaba a una centralita, donde quedaban almacenados.
Desde el despacho de Rubalcaba
Mediante el SIVIP, una vez en funcionamiento, era posible que esas conversaciones de los reclusos de cualquier panel pudieran podían ser oídas al mismo tiempo desde Madrid, mientras se mantenían.
Más en concreto, una de las prestaciones del sistema era que el ministro del Interior, en aquel momento Alfredo Pérez Rubalcaba, pudiera seguirlas desde su propio despacho.
Igualmente, permitía las escuchas desde el sillón oficial al secretario de Estado de Seguridad y a la dirección general de Instituciones Penitenciarias.
Proyecto no acabado
Fuentes conocedoras de las conexiones entre ‘Interligare’ e Interior aseguran a El Confidencial Digital, que el ministerio llegó a un acuerdo con la compañía de seguridad para elaborar y desarrollar este sistema de escuchas en las prisiones y así se formó en contrato.
Sin embargo, según han reconocido antiguos trabajadores de ‘Interligare’ a los agentes de la Brigada de Delincuencia Económica de la Policía Nacional, este software no llegó a desarrollarse y, por tanto, no se puso en funcionamiento.
El Sistema de Investigación y Vigilancia Interno Penitenciario fue comprado por Interior y se llegó a instalar un primer programa inicial. Faltaba su desarrollo final, que, según los antiguos empleados, no se llegó a implantar. Por tanto, no llegó a funcionar.
2,4 millones en contratos
El informe de la Brigada de Delincuencia Económica, en poder de la jueza de Aranjuez, Cristina García, recoge que la trama de ‘Interligare’ recibió en total contratos por valor de 2,4 millones de euros.
Tal y como ha declarado una de las ex trabajadoras, que responde a las siglas E.A., en total se les adjudicaron desde el ministerio una quincena de contratos. Pero “solo uno tuvo un resultado positivo”. Precisamente fue el ‘Sistema de Investigación y Vigilancia Interno Penitenciario’ (SIVIP), que al final no llegó a implantarse por completo.
‘Interligare’ también pudo practicar escuchas telefónicas a través de maletines espía a altos cargos del PP desde un despacho alquilado en Génova 15, enfrente de la sede nacional del partido, tal y como ha contado ECD –amplíe aquí más detalles-.

No hay comentarios: