12 oct. 2010

La reforma de Bolonia o una oportunidad perdida.
Sólo las naciones que apuesten por una educación de excelencia podrán ser competitivas y darle a sus ciudadanos una vida de calidad, en todos sus sentidos. España nuevamente ha perdido el tren y la oportunidad de ser un referente en la innovación y en la excelencia, por lo tanto su futuro o el presente. Yo que he vivido de cerca y como miembro del consejo de Gobierno de la mayor universidad de Europa , la UNED, la reforma basada en los postulados de Bolonia del año 1999, he visto cómo a pesar de los ingentes esfuerzos de los responsables de nuestra querida universidad no iban en la dirección correcta. He visto cómo la endogamia y las luchas de los departamentos iban mermando la filosofía del espacio común universatario Europeo, cada uno con sus postulados pretendía seguir dominando parcelas, vender sus libros y seguir haciendo fracasados pero con título universitario, en resumen, seguir, haciendo cabezas bien llenas pero mal hechas, teniendo un papel que les diga que saben, pero sin saber hacer que son términos muy indepedientes y muy diferentes. La realidad se impone y no se ha tenido en cuenta la realidad mercantil e industrial y muy especialmente la realidad colegial o gremial que tenemos como red en esta España caduca. Los colegios profesionales siguen siendo otro gran foco de atraso, cada uno quiere atribuirse parcelas de exclusividad, -- Un título no hace una profesión--sin razón aparente alguna, sólo para seguir percibiendo honorarios sin hacer trabajo alguno; un monopolio que los mantenga sin dar servicio al consumidor o profesional que se ve abocado a colegiarse y a precios de escándalo.
Las leyes que se han aprobado en aplicación de la directiva 123/2006/CEE, ley omnibus y paraguas -17 y 25 de noviembre y diciembre del 2009, por imperativo e imposición UE,-- no van a servir para nada, puesto que no hay voluntad de cumplirlas, no se ha dado ni un solo paso en hechos que haya llevado al cumplimiento, excepto en publicaciones muy extensas en el papel oficial del estado y de los ayuntamientos. Como siempre la burocracia , la mediocridad y los políticos inútiles se llevarán el gato al agua fomentando más su riqueza y renta en detrimento de la comunidad y del futuro de España y de sus jóvenes que se ven abocados a formar parte de la sociedad de los dos tercios.
Con la reforma de Grado, nuestros estudiantes cuando terminen se verán abocados a otro gran problema, entre muchos otros, a qué colegios o a qué gremios debo pertenecer y mantener sin dar servicios, esto es un botón de muestra más de la responsabilidad de nuestra clase política y de sus brillantes asesores, excelentemente pagados a pesar de su ineficiencia, y no quiero profundizar en este breve artículo en la formación profesional mal llamada en España de tal modo, en detrimento de los oficios base de la competividad de una nación, --ya lo decía Ginés de los Rios y los ILISTAS--o en el INCUAL que dejaré para otra reflexión.

No hay comentarios: