20 jul. 2009

Los niños Bosnios acogidos por familias gallegas recibidos por el Celta de Vigo.


Nuestra Asociación Cooperación con los Balcanes, fue recibida por miembros del Club Ceta de Vigo y arropada por los jugadores que tienen relación con los paises que han sufrido la grave guerra que ha sumido en la pobreza a millones de personas.
Han ido acompañados por las familias de acogida y acompañada en la comitiva por su Presidenta de Galicia Mari Cores, echando en falta a la figura principal de Ponferrada el Presidente de la confederación y alma mater del proyecto Aurelio, la asocición a la que pertenecemos y ayudamos da las gracias expresivas a Begoña, la Presidenta de las Peñas del Celta la cual se ha encargado de organizar y apoyar el acto.

De las lágrimas a las sonrisas
Gudelj recibe a niños bosnios en situación muy diferente a cuando ayudó hace 17 años a los refugiados de la guerra.


Ratkovic y Gudelj posan con los pequeños en la tienda del club en Balaídos.

REDACCIÓN - VIGO Como hace 17 años, pero sin que en realidad tenga nada que ver. Con la misma solidaridad, pero cambiando la tragedia por la alegría. Gudelj ha vuelto a ejercer este fin de semana de anfitrión de un grupo de niños bosnios. Pero ya no llegan famélicos ni asustados como aquellos a los que acogió en su huida de la guerra de los Balcanes.Vlado Gudelj y Milorad Ratkovic, junto al director general, Antonio Chaves, y la gestora de la Fundación Celta, Carmela Cuevas, recibieron el sábado a un grupo de niños bosnios, que pasan el verano junto a familias de acogida en Vigo. También estuvo en la visita la presidenta de la Federación de Peñas, Begoña Vázquez.Estos niños forman parte del proyecto de ayuda que la Asociación Cooperación Balcanes (en España) viene desarrollando desde hace más de 10 años. Begoña Vázquez forma parte de las familias de acogida que colaboran con la asociación y se encargó de poner en contacto al Real Club Celta con el proyecto.Los ex jugadores Vlado Gudelj y Milorad Ratkovic se sintieron encantados de poder participar y colaborar en la organización del encuentro. Los niños fueron recibidos en la sede del club, donde les obsequiaron con algún recuerdo del Celta, y donde tuvieron la oportunidad de charlar con Antonio Chaves y el relaciones públicas Atilano Vecino.Más tarde, Gudelj y Ratkovic los acompañaron al estadio de Balaídos, donde mostraron a los pequeños el museo del club y el interior de las instalaciones. La visita concluyó en las instalaciones deportivas de A Madroa, en donde acompañados de las familias que los acogen recibieron de manos de la representante de la Fundación, Carmela Cuevas, una beca para asistir al campus de verano del R.C.Celta. Ayer precisamente se clausuró el tercer turno de estos cursos, con la presencia de Dani Abalo.Los niños que ayer estuvieron en Vigo nacieron tras la guerra que desangró su país entre 1992 y 1995. Pero conocen perfectamente las consecuencias del conflicto. Todavía hay muchas heridas por cicatrizar. La postguerra está siendo larga y dura.Con todo, Gudelj ha podido constatar la mejoría en sus rostros. La leyenda celeste fue uno de los deportistas balcánicos afincados en Galicia que acudió aquel 30 de noviembre de 1992 a Lavacolla para recibir a 159 refugiados bosnios procedentes de Skopje (Macedonia). "Nosotros no somos ahora bosnios ni serbios. Sólo somos gente que queremos ayudar", indicaba el delantero, étnicamente serbobosnio pero sobre todo humano. Tanto él como especialmente su mujer, Snezana o Nieves como todo el mundo la conoce, se implicaron íntimamente en el auxilio a aquellos refugiados, que residieron durante varios meses en O Carballiño. El matrimonio Gudelj se desplazaba constantemente y se multiplicaba para recabar ayuda y combatir aquel pequeño jirón que había llegado a Galicia de "un horror que no se puede explicar con palabras", como siempre ha descrito el céltico aquella guerra civil.Los refugiados se fueron. Volvieron a casa o se instalaron en Alemania, Suecia y otras zonas de España, salvo un par que se quedó por A Coruña y Sarria. Hoy llegan estos niños y su sonrisa explica que todo ha cambiado

1 comentario:

pili dijo...

hola mari soy pili la madrina de diego me alegra que gracias ati y a las demas personas que estan a tu lado hagais felices a estos niños yo ya le cogi cariño al que cogio mi hermana belmin y me da mucha pena que ya se tenga que marchar lo ire a despedir gracias mari la vida es un pañuelo enhorabuena ya heres abuela que alegria