30 may. 2010

La Educación bancaria y la Pedagogía del Oprimido

LA PEDAGOGIA DEL OPRIMIDO
A los desharrapados del mundo, y a quienes, descubriéndose en ellos, con ellos sufren y con ellos luchan.
Se trata al ser humano como un árbol con una cabeza sostenida por el tronco , cabeza en la que llenamos al estar vacia los contenidos que nos permiten quitarles la autonomía, como un recipiente que llega sin esperanza e ilusión, dispuesto a llenarse.
La pedagogía del oprimido que, en el fondo, es la pedagogía de los hombres que se empeñan en la lucha por su liberación, tiene sus raíces allí. Y debe tener, en los propios oprimidos que se saben o empiezan a conocerse críticamente como oprimidos, uno de sus sujetos.
Dado que en esta visión los hombres son ya seres pasivos, al recibir el mundo que en ellos penetra, sólo cabe a la educación apaciguarlos más aún y adaptarlos al mundo. Para la concepción “bancaria de la educación”, cuanto más adaptados estén los hombres tanto más “educados” serán en tanto adecuados al mundo.
Esta concepción, que implica una práctica, sólo puede interesar a los opresores que estarán tanto más tranquilos cuanto más adecuados sean los hombres al mundo. Y tanto más preocupados cuanto más cuestionen los hombres el mundo.
La concepción y la práctica de la educación que venimos criticando, se instauran como instrumentos eficientes para este fin. De ahí que uno de sus objetivos fundamentales, aunque no sea éste advertido por muchos de los que la llevan a cabo, sea dificultar al máximo el pensamiento auténtico. En las clases verbalistas, en los métodos de evaluación de los “conocimientos”, en el denominado “control de lectura”, en la distancia que existe entre educador y educando, en los criterios de promoción, en la indicación bibliográfica, y así sucesivamente, existe siempre la connotación “digestiva” y la prohibición de pensar.
Existen profesores que, al elaborar una bibliografía, determinan la lectura de un libro señalando su desarrollo entre páginas determinadas, pretendiendo con esto ayudar a los alumnos... los pedagogos como educadores y autores del cambio y por nuestra fe en el hombre, debemos antes de nada enseñar a pensar y a descubrir la verdad, entre las personas y en cooperación con los participantes.

1 comentario:

PATYP dijo...

Precioso artículo me ha gustado mucho. Es una pedagogía del oprimido muy parecida al ideal del libro un Mundo Feliz del autor Aldous Huxley.
Un besiño.